Arte

Inicio Arquitectura, Bizantina Basílica de San Marcos, Venecia

Basílica de San Marcos, Venecia

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Basílica de San Marcos se ubica en la plaza y al lado del palacio que llevan el mismo nombre en el centro de Venecia. La basílica fue construida para albergar las reliquias de este santo en la ciudad de Venecia. Las reliquias del santo llegaron a la ciudad de la mano de unos mercaderes en torno al siglo IX, en ese momento se construyó una pequeña iglesia de ladrillo que fue arrasada un siglo después. Arquitectos venidos desde Constantinopla comenzaron la reconstrucción del templo pero en torno al 1063 parece ser que se comenzó la edificación de esta nueva basílica que honraría al mártir.

venezia basilica di san marco 2

La planta de la basílica sigue los modelos constructivos de la arquitectura bizantina que se han cristianizado para esta edificación cristiana. San Marcos se configura como una construcción centralizada con cinco cúpulas y un nártex que fue añadido en el siglo XIII. Cuenta la leyenda que su peculiar aspecto exterior se debe a las exorbitantes donaciones que realizaron los mercaderes en agradecimiento al santo por su grandiosa fortuna. Sea como fuere lo cierto es que el exterior de la basílica tiene una presencia única y singular: el paramento aparece casi completamente recubierto con mosaicos y esculturas siguiendo el estilo bizantino; así la construcción bien podría situarse por su aspecto bizantino en la capital del imperio ortodoxo, de hecho la construcción de San Marcos está basada en el Templo de los Santos Apóstoles de Constantinopla.

El nártex de los pies está dividido en cinco tramos bien diferenciados y el acceso se realiza a través de arcos de medio punto, en altura el espacio también aparece dividido en dos pisos de los cuales el segundo iría rematado por una balconada y la escultura de una cuadriga procedente de Constantinopla.

En el interior la basílica presenta tres naves que están delimitados por un amplio iconostasio (paramento que en la arquitectura ortodoxa alberga imágenes sagradas e iconos separando el santuario del resto de la construcción).El espacio interno del templo parece continuado y dotado de gran homogeneidad gracias a la decoración de mosaicos que adornan sus paramentos, sin embargo la construcción se dilató excesivamente en el tiempo y las reformas y decoraciones perduraron hasta bien entrado el siglo XVII. Si bien es cierto que la decoración interior es exquisita también es importante señalar que gran parte de ella provenía de saqueos realizados durante las cruzadas cristianas.

En cuanto al sistema de cubrición destacar las cúpulas que cubren cada uno de los brazos de la cruz griega pero sobretodo la gran cúpula central que se levanta en el espacio del crucero denominada la cúpula de la Ascención. Cada una de las cúpulas se levanta sobre pechinas triangulares y se apoyan en gruesos pilares.

En la basílica de San Marcos se unifican, como en ninguna otra obra de la historia, las características estilísticas bizantinas y el templo católico; además la afamada basílica veneciana presenta la conjunción de los parámetros estilísticos de varias culturas (cristiana, musulmana…) y épocas artísticas como el románico, gótico, renacimiento…

Categorías: Arquitectura, Bizantina