Arte

Inicio Arquitectura, Paleocristiana Basílica de Santa María la Mayor de Roma

Basílica de Santa María la Mayor de Roma

Publicado por A. Cerra

Estamos ante uno de los templos más importantes de la religión católica, ya que Santa María la Mayor integra la lista de las cuatro Basílicas Mayores de Roma. Que son: San Pedro del Vaticano, San Pablo Extramuros y San Juan de Letrán.

Fachada de Santa María la Mayor en Roma

Fachada de Santa María la Mayor en Roma

El motivo para que Santa María la Mayor o Maggiore forma parte de la lista de las iglesias de mayor rango, es que se trata de un templo originado como basílica paleocristiana, y que además es el de mayor tamaño dedicado a la Virgen María.

Por si fuera poco, cuando la sede papal volvió a ser Roma, tras el Cisma de Occidente del siglo XIV, esta basílica se convirtió en la residencia del Papa hasta su traslado al Vaticano.

Aparte de la leyendas que rodean la construcción de esta iglesia en la parte alta de la colina del Esquilino en Roma, lo cierto es que la basílica paleocristiana original se comenzó a construir en el siglo V, pero se modificó en varias ocasiones y se fueron añadiendo varias capilla (siglos XII, XVI y XVII), y su fachada actual se realizó a mediados del siglo XVIII. Una fachada que ocultó unos mosaicos del siglo XIII, obra de Filippo Rusuti, que son uno de los grandes secretos de este templo.

Nave central y arco central de la basílica de Santa Maria Maggiore

Nave central y arco central de la basílica de Santa Maria Maggiore

No obstante, en Santa María Maggiore hay mosaicos mucho más antiguos y propios de la obra paleocristiana, como son los que se conservan en la nave central o en el Arco Triunfal. Y también es más que destacable el artesonado de madera dorada que realizó en el siglo XVI el arquitecto renacentista Giuliano da Sangallo.

Como hemos dicho, la Basílica de Santa María la Mayor es una amalgama, muy bien armonizada por cierto, de añadidos a lo largo de la historia. Por ejemplo, el ábside exterior también se construyó en el siglo XVII, y fue obra del arquitecto Carlo Rainaldi. El cual presentó un proyecto más económico que otro gran artista del momento: Bernini, quién tal vez hubiera hecho una propuesta más barata si hubiera sabido que su tumba iba a estar aquí, en el interior esta basílica.

En realidad, grandísimos nombres del arte italiano están presente en esta grandioso templo. Desde Arnolfo di Cambio autor de un antiguo Oratorio del siglo XIII hasta los frescos del pintor barroco Guido Reni, pasando por un sinfín de arquitectos, escultores y pintores que trabajaron en las distintas capillas y también en las tumbas de algunos papas que están aquí enterrados.

Categorías: Arquitectura, Paleocristiana