Arte

Inicio Arquitectura, Románica Castillo de Luesia

Castillo de Luesia

Publicado por A. Cerra

El Castillo de Luesia es la zona norte de la actual provincia española de Zaragoza, es una de las fortificaciones más antiguas del viejo Reino de Aragón. Lo cual es toda una referencia ya que en estas tierras abundan las fortalezas y torreones medievales, de hecho, en Aragón se encuentra el Castillo de Loarre, el castillo románico mejor conservado de toda Europa.

Castillo de Luesia

La razón de tal abundancia de castillos fue que por esta zona entre los finales del siglo X y los comienzos del XI estaba la frontera entre los territorios cristianos y los musulmanes. Por eso se construyeron líneas defensivas para fortalecer y defender los territorios reconquistados. Y en una de estas líneas se integraba el Castillo de Luesia, que se relacionaba con los vecinos de Biel, Sibirana o Uncastillo. Todos ellos construcciones muy potentes y de enorme calidad, por ello no extraña que se hayan mantenido en pie hasta nuestros días.

De lo que ha llegado hasta la actualidad llamada poderosamente la atención el torreón alargado que se levanta en uno de los extremos de lo que sería la fortaleza. La cual se asienta sobre un cerro elevado sobre el casco urbano y sobre la vecina iglesia románica de San Salvador.

Este torreón tiene una curiosa planta adaptada al terreno, ya que en su parte noroeste simula una estrecha proa de barco. Es decir, tiene una planta pentagonal al exterior, ya que la interior es trapezoidal. Es una obra eminentemente defensiva, por eso abunda la piedra y escasean las ventanas, y las pocas que hay tienen forma de aspillera.

La torre se dividía en cuatro plantas en altura. Y hoy se accedería a ellos por una puerta de realización posterior. Concretamente del siglo XVI cuando la mandaría construir el arzobispo Hernando de Aragón, ya que esta población en aquel siglo pasó ser posesión del Arzobispado de Zaragoza.

En cambio, la puerta original se mantiene en la segunda planta, ya que se accedería mediante una escalera para facilitar su defensa. Esta puerta se abre con un arco dovelado de medio punto que se prolonga en un zaguán cubierto con bóveda de cañón. Es decir, todos los elementos más puramente románicos.

La torre originalmente contaría con una planta baja que serviría de almacén. Una segunda donde estaría la puerta, una tercera para servir de vivienda y una última como área militar y de defensa, aunque ha perdido el remate almenado.

No obstante, si la torre ha llegado bastante bien hasta hoy en día, no ha ocurrido lo mismo con el resto de esta fortaleza del siglo XI, ya que tan apenas se mantienen en pie parte de su amurallamiento que rodearía el patio de la construcción y alguna otra estancia. Y es que en un momento dado los vecinos hicieron uso de muchas de sus sillares de piedra bien escuadrados para levantar sus propias viviendas.

Categorías: Arquitectura, Románica