Arte

Inicio Arquitectura Castillo de Peñíscola

Castillo de Peñíscola

Publicado por A. Cerra

Este lugar ubicado en la población española de Peñíscola de la provincia de Castellón también es conocido como el Castillo del Papa Luna, ya que aquí se estableció Benedicto XIII hasta su muerte, convirtiendo esta fortaleza a orillas del mar Mediterráneo en su sede pontificia, ya que él fue el Papa más famoso y beligerante que hubo durante el periodo llamado el Cisma de Occidente, un momento histórico en el que la corte papal se instaló en Avignon enfrentándose al mismo Vaticano.

Castillo de Peñíscola

Para ser la residencia de un Papa del Catolicismo es curioso saber que el origen de la construcción sea una alcazaba árabe, si bien muy transformada por la Orden de los Templarios entre finales del siglo XIII y comienzos del XIV.

Sea por su construcción templaria o por el espíritu del Papa Luna, lo cierto es que la fortaleza conserva toda su sobriedad medieval, y eso que allí hizo instalar una de las mejores bibliotecas de la época.

El espíritu religioso de la construcción se puede ver en la Basílica Pontificia, una construcción sencilla donde las haya cuyo encanto reside en esa austeridad que le da su desnudez y sus formas casi propias del arte románico. Y es que pese a que el conjunto templario y pontificio es de tiempos del Gótico, se optó por el espíritu de la arquitectura cisterciense, el cual siempre es muy sobrio y austero.

A todas esas obras del Medievo luego se sumaron los añadidos que se hicieron en tiempos de Felipe II, cuando el arquitecto Juan Bautista Antonelli incorporó un parque de artillería y unas murallas más potentes para resistir los ataques piratas y su armamento del siglo XVI.

Interior del Castillo de Peníscola

También en esa época se añadió el Portal Fosc, proyectado por el mismísimo Juan de Herrera, el arquitecto principal del Monasterio de San Lorenzo del Escorial. En definitiva, en el actual Castillo de Peñíscola hay obras de diversas épocas, y de alguna manera en él se puede leer gran parte de la historia de España. Ya que posteriormente, a principios del siglo XVIII, esas murallas volvieron a ser reforzadas durante la Guerra de Sucesión que enfrentó a los partidarios de Felipe V y el archiduque Carlos. En ese momento, se añadió una nueva puerta, la de Santa María.

Y años después, en 1814, durante la Guerra de Independencia, más o menos una cuarta parte del castillo quedó destruido, ya que la fortaleza había sido tomada por los franceses, y para recuperarla, las tropas españolas la bombardearon fuertemente.

Categorías: Arquitectura