Arte

Inicio Arquitectura, Barroca, México Catedral de México

Catedral de México

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Catedral de México es una de las obras de arte más destacadas del arte hispanoamericano. Su construcción se dilató en el tiempo -las obras comenzaron en 1570 y no se concluyeron hasta 1813- por lo que en su estructura son apreciables los elementos arquitectónicos más destacables de cada uno de estos siglos, así como el sustrato de la cultura pre-colonial. De hecho una de las características más destacables del arte hispanoamericano es precisamente, la combinación entre nuevos estilos artísticos que la metrópoli introdujo en las colonias y el arte de las culturas precolombinas; de esta manera las obras adquieren una personalidad propia.

Catedral_de_México

El templo fue dedicado a la Santísima Asunción de la Virgen María y desde su fundación se configuró como Arquidiócesis Primada de México. Parece ser que ya antes de la llegada de Hernán Cortés existió un templo azteca, de hecho con la conquista de los españoles a la capital el templo fue derruido y con aquellos mismos materiales se levantó una iglesia.

En 1534 a través de una bula papal concedida por Clemente VII el emperador Carlos V transformó la iglesia en catedral. Muy pronto la labor evangélica de las órdenes mendicantes surgió tal efecto que la antigua catedral se quedó demasiado pequeña y por mandato de Felipe II fue derruida para levantar un nuevo templo que pudiera dar cabida a la gran cantidad de feligreses.

Las obras comenzaron en 1571 de la mano del virrey Martín Enríquez de Almansa y obispo Pedro Moyas de Contreras. Como es natural en una construcción tan dilatada, los maestros arquitectos se sucedieron en el tiempo de manera que se tiene constancia de más de veinte arquitectos que se encargarían de dirigir el proyecto en una u otra ocasión. Parece ser que el proyecto inicial fue realizado por Claudio de Arciniega quien, pese a su origen vasco, desarrolló gran parte de su trabajo en México. Desde España grandes figuras artísticas como Juan Gómez de Mora revisaban los planos de Arciniega y estaban al tanto del avance del proyecto.

Pese a que con el tiempo el templo ha sufrido algunas modificaciones y pérdidas la base del proyecto inicial se ha respetado así la Catedral de México es un templo con planta de salón, sin crucero marcado en planta. El cuerpo de la iglesia está formado por cinco naves, de las cuales la mayor es más alta y ancha que el resto; en las naves de los extremos se han abierto un total de dieciséis capillas auxiliares.

En la cubrición se han utilizado distintos tipos de bóveda: la nave central y el crucero se cubren con bóveda de cañón que están horadadas con lunetos de modo que iluminan el interior del templo, las laterales se cubren con bóvedas vaídas y las capillas con bóveda de crucería.

A los pies del templo aparece el coro, un espacio rectangular que se ha cerrado con paramento en tres de sus lados. En el trascoro aparece uno de los altares más bellos que alberga el templo, El Altar del Perdón.

Categorías: Arquitectura, Barroca, México