Arte

Inicio Arquitectura, Escultura, Románica Claustro Sant Cugat

Claustro Sant Cugat

Publicado por Laura Prieto Fernández

Dentro del Monasterio de Sant Cugat encontramos el claustro románico que fue levantado en el siglo XII y cuya relevancia es tal, que bien merece una explicación detallada tanto de su arquitectura como de las obras escultóricas que allí se encuentran.

El claustro de Sant Cugat es un ejemplo típico de arquitectura románica con una planta cuadrangular obra de Arnau Gatell o Cadell, el primer artista de origen catalán del cual se conoce su nombre. En este contexto debemos señalar como en la Edad Media el trabajo de un arquitecto o de un escultor era una práctica considerada como artesanal, cualquier trabajo realizado con las manos lo era, de modo que los artistas quedaban equiparados al resto de artesanos trabajando además dentro del mismo sistema gremial y por ello, poco eran los que firmaban su obra. Se cree que Cadell pasó toda su vida en Girona aunque en sus obras se aprecia la influencia de la estatuaria francesa, en especial de la escuela de Toulosse, seguramente debido a las influencias que llegaban a la Península Ibérica a través del Camino de Santiago.

En donde hoy encontramos el jardín del claustro aún se conservan los restos de la antigua basílica donde descansaban y se honraban los restos mortales de Sant Cugat. El claustro presenta unos treinta metros en cada una de las bandas con arcos de medio punto los cuales se sustentan en columnas pareadas con un total de ciento cuarenta y cinco capiteles –en uno de los pares de columnas hubo que añadir un capitel extra a fin de evitar el derrumbe a causa del peso—que fueron elaborados entre los años 1190 y 1200.

1024px-Monestir_de_Sant_Cugat_-_Claustre_galeria_de_llevant

En cuanto a los materiales utilizados en la construcción debemos señalar como mientras que los capiteles parecen estar hechos de piedra extraída de la cantera de Montjuic, la piedra para fabricar las columnas fue traída desde una cantera de Gerona. En los capiteles se puede establecer una doble división, tanto si tenemos en cuenta su datación como si tenemos su temática. En cuanto a la datación parece ser que las galerías norte, la de levante y la de poniente podrían datar de finales del siglo XII, mientras que la galería meridional lo haría de principios del siglo XIII.

Los capiteles también se pueden dividir según su temática, por un lado tenemos los capiteles historiados con escenas extraídas de las Sagradas Escrituras y otras que representan la vida monacal (como por ejemplo el capitel de La infancia de Cristo o el de Las Virtudes) y poseen una clara intención didácticas mientras que otros son meramente decorativos con escenas vegetales y zoomorfas.

Por su parte el piso superior fue levantado con posterioridad y en él encontramos arcos de medio punto sustentados de nuevo por pares de columnas pero esta vez con capiteles toscanos fruto de la influencia que tuvo el Renacimiento italiano en toda Europa.

Categorías: Arquitectura, Escultura, Románica