Arte

Inicio Arquitectura, Gótica Duomo de Siena

Duomo de Siena

Publicado por A. Cerra

El Duomo o Catedral de la Santa María Asunción de Siena es uno de los más grandes templos de estilo gótico que se pueden descubrir en Italia. Una construcción iniciada ya en el año 1215, si bien las obras no se pudieron dar por concluidas hasta el siglo XIV.

Antes de entrar al interior del templo catedralicio, merece la pena hablar de su aspecto exterior. Destacando la separación entre edificios, como es habitual en otras muchas grandes iglesias de la Toscana, También aquí están perfectamente separadas las diferentes edificaciones que forman el conjunto catedralicio. De ahí que se distinga el propio templo, del edificio que sirve de baptisterio o la torre campanario, algo que también se puede ver en ciudades como Pisa o Florencia.

Fachada del Duomo de Siena

Y además de diferenciar de diferenciar esos edificios, también hay que admirar la fachada principal del Duomo, una obra creada por el arquitecto y escultor Giovanni Pisano, el cual años antes de hacer esta fachada había trabajado con su padre Nicolá Pisano en la creación del hermoso púlpito del interior de la Catedral.

En esa fachada se utilizan los sillares de mármol distinguiendo diversos colores: blanco, verde y rojo. Todo ella tiene un criterio artístico muy propio de la mente de un escultor, de ahí su volumetría, y obviamente la presencia de numerosas esculturas que representan a sabios de la antigüedad y profetas.

El juego de colores en el exterior, no solo se ve en la fachada, sino en todo el edificio, si bien jugando con las piedras en blanco y en negro. Un duotono que se vuelve a repetir en el interior del templo, especialmente en muros y pilares, ya que muchas de las bóvedas se decoran en un intenso tono azul en el que relucen estrellas doradas.

Interior de la Catedral de Siena

Y por supuesto, también el suelo está concebido de un modo muy dinámico y pictórico, ya que está realizado a base de incrustaciones de mármol. Si bien, es un suelo donde se han ido incorporando, entre los siglos XIV y XVI hasta 40 paneles con escenas tanto de temática histórica como bíblica.

Es decir, toda la Catedral se concibía como un gran edificio que albergaba numerosas obras de arte, entre ellas la célebre Madonna de Duccio Buonisegna que en la actualidad se expone en el anexo Museo de la Opera del Duomo de Siena.

E igualmente se ha hallado otra pintura del siglo XIII muy interesante, en este caso en la cripta de la Catedral, a la cual se accede desde la propia base del púlpito esculpido por Pisano. Hasta 1999 se ignoraba la existencia de esta cripta y ha sido todo un descubrimiento, ya que en su interior se han hallado unas paredes completamente pintadas, pero curiosamente con la técnica de pintura al seco, que evidentemente es distinta a la técnica mucho más habitual de los frescos que se aplican cuando las paredes todavía con el yeso húmedo.

Categorías: Arquitectura, Gótica