Arte

Inicio Arquitectura Etemenanki

Etemenanki

Publicado por Laura Prieto Fernández

Para muchos la conocida Torre de Babel forma parte del mito cristiano recogido en los pasajes del Antiguo Testamento, sin embargo, su construcción ha sido documentada y es un edificio que realmente existió, aunque bien es cierto que no de la forma en la que se creen. La famosa leyenda de una construcción tan alta que rozaba el cielo en la antiquísima ciudad de Babilonia se basa en una construcción de la que hoy apenas queda ningún resto arqueológico, un zigurat conocido como Etemenanki.

Este zigurat no es otra cosa que una pirámide escalonada en cuya terraza superior se encontraba el templo más destacado de Babilonia dedicado a Marduk, hijo de Ea, este famoso templo fue conocido como la Esagila. En realidad, no se conocen datos fehacientes acerca de la datación de la datación de la construcción pero en el conocido poema Enuma Elish se menciona la Esagila por lo que los expertos han dictaminado que la construcción debía de existir antes del 1792 a.C.

En lo referente a su arquitectura, es cierto que se han podido encontrar numerosas representaciones de la Torre de Babel a lo largo de la historia sin embargo, en muchas de éstas la imagen de la torre ha quedado desconfigurada o más bien alterada, por las leyendas y anécdotas que surgieron en torno a la misma; además, a este desconocimiento debemos añadir el hecho de que nunca se ha encontrado un zigurat completo sino que en la mayor parte de las ocasiones lo que vemos son unos pocos restos arqueológicos.

Debemos pensar, por tanto, que se el Etemenanki sería una pirámide escalonada con forma cuadrangular o rectangular. La obra debía de estar hecha en adobe secado al sol y recubierto por paredes de ladrillo y en lo que se refiere a su altura, las últimas investigaciones realizadas por un historiador español hablan de unos sesenta metros, aunque tradicionalmente se pensaba que alcanzaría hasta los noventa metros de altura.

La obra debió de permanecer en pie durante largo tiempo, al menos así aparece en las crónicas de Senequerib quien se jacta de haber destruido la ciudad de Babilonia y por lo tanto el Etemenanki en el año 689 a.C.

Categorías: Arquitectura