Arte

Inicio Arquitectura Fortaleza Ozama de Santo Domingo

Fortaleza Ozama de Santo Domingo

Publicado por A. Cerra

Fortaleza Ozama de Santo Domingo

La capital de la República Dominicana atesora en su núcleo histórico un conjunto arquitectónico de enorme valor, tanto es así que desde el año 1990 está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es lo que se conoce como Zona Colonial, y en ella se integran distintos edificios. Entre ellos la llamada Fortaleza Ozama, situada junto al río del mismo nombre que riega la capital dominicana.

Las fechas de construcción de este castillo fueron entre los años 1502 y 1508, unas fechas que la convierten en la fortaleza más antigua construida por los europeos en el continente americano. Por esa razón, las formas de este castillo son casi por completos europeas, siendo una obra en piedra y de aires medievales, similar a las que se podrían encontrar en lugares del Viejo Continente. Y es que en fechas tan tempranas lo que primaba era el interés defensivo y las formas de la arquitectura local, en este caso la cultura taína, tan apenas habían influido para que se crear la peculiar arquitectura colonial.

Pero no solo se saben las fechas, sino que se conoce quien fue el gobernador que impulsó la obra, Nicolás de Ovando, quién le encargaría la obra al maestro de obras Gómez García de la Varela.

Hay que tener en cuenta que Cristóbal Colón llegó a la República Dominicana en el mismo año 1492 del Descubrimiento. Y un año después se fundaría Santo Domingo, si bien originalmente se llamó Nueva Isabela, en honor de la reina española Isabel la Católica. A partir de ese momento esta ciudad pronto comenzaría a ser codiciada por todos los navegantes que pasaran por las Antillas. Da igual que fueran ingleses, franceses, portugueses o barcos piratas. Todos querían hacerse con este enclave idóneo en el Caribe. Por esa razón se acabó construyendo esta fortaleza.

En principio, la fortaleza sería poco más que su gran torre, pero posteriormente se fueron incorporando otras estancias, como el Portal de Carlos III, el Polvorín, diferentes plataformas y el Fuerte de Santiago. Sin olvidar que esta construcción pétrea también guarda diversos túneles, que llegaron a convertirse en verdaderos calabozos. Por cierto, incluso Cristóbal Colón llegó a estar aquí encerrado.

Y es que casi todo en Santo Domingo está relacionado con este apellido. Bien sea con el descubridor o con su hijo Diego Colón. Por ejemplo, en la misma Zona Colonial que es Patrimonio de la Humanidad, la antigua plaza de armas que sería el centro del poder de la colonia y donde está la gran Catedral Basílica de Santo Domingo, se denomina en la actualidad Parque de Colón. U otro de los monumentos destacados de todo ese conjunto monumental es el Palacio Virreinal, donde residieron hasta tres generaciones posteriores al descubridor.

Por cierto en ese tiempo, se construiría una fuerte mayor en Santo Domingo, el Baluarte del Conde, que heredaría parte de las funciones defensivas de la original Fortaleza Ozama.

Categorías: Arquitectura