Arte

Inicio Arquitectura, Grecia Templo de la Concordia en Agrigento

Templo de la Concordia en Agrigento

Publicado por A. Cerra

Es paradójico que uno de los mejores lugares para contemplar ejemplos excelentemente conservados de la arquitectura de la Grecia Antigua no se halle en tierras helenas, sino en Italia. Concretamente en la isla de Sicilia, conocida en la Antigüedad como la Magna Grecia y donde había ciudades tan importantes para el comercio en el Mediterráneo como Acragente, que se corresponde con la actual urbe de Agrigento.

Templo de la Concordia en Agrigento

Parte de esa vieja ciudad ha sido objeto de diferentes excavaciones arqueológicas que han sacado multitud de restos de origen griego. Si bien es cierto, que ese mismo lugar posteriormente fue colonizado y ocupado por la civilización latina de Roma.

No obstante, de todo lo aparecido, lo más interesante es el llamado Valle de los Templos. Una zona arqueológica con algunas de las construcciones más impactantes de toda la isla de Sicilia.

Entre ellas se cuenta el llamado Templo de la Concordia, si bien hay estudiosos que dudan que estuviera dedicado a esta deidad. Sin embargo, por esta denominación se conoce.

Se trata de una obra edificada aproximadamente a mediados del siglo V antes de Cristo, en una época contemporánea al famoso Partenón de Atenas, y también levantado siguiendo las reglas y formas del orden dórico. Si bien, si hablamos del estado de conservación, está claro que es mucho peor el del gran templo del Partenón de la Acrópolis ateniense.

El gran secreto para que este Templo de la Concordia se encuentre en tan bien conservado es que fue un inmueble que durante el siglo VI, ya de nuestra Era, fue transformado en iglesia católica, por lo que se cambiaron cosas pero no se abandonó. E incluso posteriormente, en el siglo XVIII, fue restaurado y se le devolvió a un aspecto mucho más original.

Esas son las razones para que hoy podamos seguir viendo sus 34 columnas y el esquema constructivo de su fachada dórica, a partir de columnas que sostienen un entablamento compuesto por un arquitrabe inferior y una zona superior en la que se alternan triglifos y metopas. Y por último todo ello sustenta un gran frontón triangular, que aquí todavía se mantiene en pie, si bien ha perdido su previsible decoración escultórica.

Lo que no ha llegado hasta nuestros días es la cubierta del templo, pero aún así se considera que es el mejor conservado de toda la arquitectura griega, y desde luego es el mejor que se halla en Agrigento, si bien en el vecino Templo de Hera Lacinia, contemporáneo al de Concordia, también se mantienen en pie 25 de sus 34 columnas.

No obstante, hay construcciones anteriores en el Valle de los Templos de Agrigento. Y de todas ellas la más antigua, sería el Templo de Heracles, levantado en el siglo VI a.C. en un estilo dórico pero más arcaico. Esta es otra de las joyas arquitectónicas de esta área arqueológica donde hay más como los templos de Cástor y Pólux, o el de Zeus Olímpico, o los santuarios de Deméter y Perséfone, e incluso una basílica paleocristiana. En definitiva, una zona que es un importante Patrimonio de la Humanidad según la Unesco.

Categorías: Arquitectura, Grecia