Arte

Inicio Arquitectura, Gótica Iglesia de Santa Isabel de Marburgo

Iglesia de Santa Isabel de Marburgo

Publicado por A. Cerra

La iglesia dedicada a Santa Isabel de Hungría en la ciudad de Marburgo se convirtió desde la Edad Media en un importante centro de peregrinación en Alemania, ya que el templo se levantó a la inmediata muerte de esta santa y precisamente en el lugar donde fue enterrada.

Santa Isabel de Hungría había nacido en 1207 y era hija del rey húngaro Andrés II. Y como era habitual en aquellos tiempos, la joven, casi una niña fue dada en matrimonio en 1221. En este caso a Luis de Turingia-Hesse, que ostentaba su cargo de landgrave (una especie de conde) en la ciudad alemana de Marburgo.

Iglesia de Santa Isabel de Marburgo

Lo cierto es que la unión entre ambos resultó de lo más feliz, y el marido jamás coartó el afán de ayuda a los demás que tenía su esposa. Pero aquella situación acabó en 1227, cuando falleció Luis de Turingia. Tras eso fue expulsada de la corte por la familia de su esposo. Sin embargo, ella siguió haciendo sus trabajos caritativos en el hospital de Marburgo que ella había hecho construir.

Pero no duró mucho, y las crónicas cuenta que murió de agotamiento con tan solo 24 años de edad en el año 1231. Pues bien, ya en el 1235 fue canonizada y se empezaron las obras de la iglesia de Santa Isabel en el ciudad.

Este templo es uno de los primeros ejemplos de la arquitectura gótica en tierras germanas, y de hecho se le considera un antecedente para la impresionante Catedral de Colonia.

Al observar el templo se ve una reiteración en el número tres, con una clara vinculación con la Trinidad. Por ejemplo, su coro parece un trébol en planta con tres espacios, de los cuales el central estaría más relacionado con el culto a la santa, ya que allí estarían sus restos. Mientras que en los laterales se dedicarían a servir de panteón de los Landgrave de Turingia-Hesse por un lado, y como sede de la Orden Teutónica por otro.

También son tres las naves, que se levantan hasta una altura de 20 metros. E incluso la gran mayoría de las ventanas son de forma tripartita.

Precisamente los vanos de la iglesia son muy importantes, ya que en ellas hay un destacado conjunto de vidrieras originadas entre los siglos XIII y XIV, y que marcan muy bien la evolución estilística que va del Románico al Gótico.

Otro elemento muy destacado de esta iglesia es su fachada principal. En ella, la portada mayor está flanqueada por dos grandes torres que alcanzan los 80 metros de altura, y en cuyas cúspides aparecen dos remates diferentes. En la torre norte una estrella y en la sur un caballero. Estas torres no se acabaron de construir hasta el año 1340.

Categorías: Arquitectura, Gótica