Arte

Inicio Arquitectura, Egipto Obelisco de Luxor en Francia

Obelisco de Luxor en Francia

Publicado por A. Cerra

Este es uno más de los obeliscos del Antiguo Egipto que han llegado hasta nuestros días tras milenios de historia, pero en una ubicación muy diferente a la que tuvieron originalmente. Ya que aunque este gran monolito se levantó frente al templo de Luxor, en la actualidad se eleva en la plaza de la Concordia de París. En definitiva, un caso semejante a los obeliscos repartidos por el mundo como el de Seti en Roma o el de Central Park en Nueva York.

Obelisco de Luxor en París

Obelisco de Luxor en París

En este caso, el Obelisco llegó tras ser regalado por el gobierno egipcio a Francia en 1830, como imponente presente en agradecimiento por los descubrimientos hechos por el investigador francés Jean François Champolion. Y en realidad, el regalo eran los dos obeliscos que había en el templo de Luxor en Tebas, si bien el segundo no llegó a trasladarse jamás hasta Francia, ya que tuvo lugar la Revolución de 1830 en el país galo y obviamente este tipo de asuntos quedaron relegados a un segundo plano.

Además hay que tener en cuenta que el traslado de semejante obra no era en absoluto fácil, al tratarse de un obelisco granítico que tiene 23 metros de altura y pesa unas 230 toneladas. Incluso el proceso para levantar semejante monumento quedó grabado en el propio obelisco, tal y como se puede ver en la actualidad en la base de la obra donde se ven ilustrados los diversos ingenios en forma de poleas y grúas que se crearon para la ocasión.

Si para las gentes del siglo XIX fue una proeza elevarlo, hay que imaginarse lo que suponía para los antiguos egipcios, sus creadores. Ellos lo labraron en granito extraído en las canteras de Asuán, donde se realizó realmente, para posteriormente ser trasladado por el río Nilo hasta su emplazamiento en el templo tebano. Un trabajo en el que además de ingenio, rampas, etc, se emplearon cientos de esclavos.

El obelisco en sí, se construyó durante el reinado del faraón Ramsés II, miembro de la XIX Dinastía. Este faraón aparece presente en cada una de las cuatro caras del obelisco, y siempre en actitud de hacer ofrendas ante el dios Amón-Ra.

En la actualidad, se observa en la cúspide del obelisco un remate piramidal brillante (llamado piramidión), como habría en origen. Sin embargo, el actual es una pieza metálica con láminas de bronce y oro incorporada en 1998, mientras que el original, posiblemente sería únicamente de oro, pero desapareció con el paso del tiempo.

Categorías: Arquitectura, Egipto