Arte

Inicio Arquitectura, Neoclásica Observatorio astronómico de Madrid de Villanueva

Observatorio astronómico de Madrid de Villanueva

Publicado por A. Cerra

Juan de Villanueva (1739 – 1811) es el arquitecto español paradigmático de estilo Neoclásico con obras como este Observatorio Astronómico en el Parque del Retiro en Madrid o el cercano Gabinete de Historia Natural que sería el germen de lo que en la actualidad es el gran Museo del Prado.

Observatorio astronómico de Villanueva

Este Observatorio, muy propio de esta época influida por la Ilustración fue levantado en el año 1790 y en su factura se ven muy claras ciertas influencias, sobre todo aquellas que viene de la Villa Rotonda que durante el Renacimiento diseñó el arquitecto italiano Andrea Palladio.

Por ejemplo, en ella se inspira para su pórtico hexástilo o para la composición simétrica de una planta de cruz griega, cuyo espacio central tiene una forma ochavada. Y además ese espacio central tiene una cubierta que de alguna forma recuerda a las cúpulas de la arquitectura palladiana.

Si bien respecto a esta cúpula se puede apreciar otra clara referencia más cercana en el tiempo. Sería el Panteón de los Hombres Ilustres construido por Soufflot en París. Una cúpula que en su parte baja tiene un tambor en forma de peristilo circular de orden jónico, al igual que en el observatorio madrileño de Villanueva.

En cuanto a las alas laterales del edificio también se pueden considerar de recuero italiano, y con su forma rectangular sirven para romper el esquema planimétrico inspirado en la Villa de Palladio.

Y respecto al pórtico, hablamos de un espacio bastante funcional, donde se incluye una terraza en la parte superior, la cual es transitable y que sustituye al típico frontón de forma triangular de otros edificios clásicos y neoclásicos. Un detalle interesante es que si en la cúpula usa el orden jónico, en las seis columnas del pórtico recurre al corintio.

Al observar el edificio en su conjunto llaman la atención cuatro pequeñas torretas dispuestas en torno a la cúpula y el peristilo. Pues bien, en cuando a esas torretas que sirven de cajas de escaleras, lo cierto es que no se conocen antecedentes en la arquitectura más clasicista.

Es decir, Villanueva es un arquitecto académico, lo que no impide que tenga su propia capacidad de invención, y seguramente a eso se debió su éxito. La verdad es que Juan de Villanueva se movía en los círculos intelectuales ilustrados de la época, y allí conoció sobre todo a Ponz, un teorizador de la arquitectura, gran conocedor del arte barroco de Vignola, autor de varias villas y sobre todo de la iglesia de Il Gesú de Roma.

Pues bien, la amistad con Ponz fue decisiva para introducirle en la política municipal, de manera que Villanueva se acabaría convirtiendo en el “Arquitecto Municipal de Madrid” y más tarde en el “Arquitecto Mayor del Rey”.

Categorías: Arquitectura, Neoclásica