Arte

Puerta de Isthar

Publicado por Laura Prieto Fernández

La conocida como Puerta de Istar o Isthar es uno de los monumentos más reconocidos y alabados de la cultura mesopotámica. Situada al margen de río Éufrates, a unos cien kilómetros de la ciudad de Bagdad se encontraba Babilonia, el centro económico y cultural de esta primitiva civilización desde el año 1800 a.C.

En torno al año 575 a.C. el emperador Nabucodonosor II levantó esta espectacular construcción en la zona norte de la ciudad
. La puerta de Istar se convertiría así en la entrada principal de Babilonia y la más famosa de las ocho puertas que permitían el acceso al recinto urbano.

la-puerta-de-ishtar

Isthar se encontraba en la muralla interior de Babilonia de manera que para acceder a la puerta había que flanquear la muralla exterior y recorrer una vía, la Vía Procesional, custodiada por más de un centenar de esculturas de adobe con forma de león que alcanzaban los dos metros de altura. La famosa avenida atravesaba la puerta adentrándose en la ciudad hasta llegar a la Casa del Cielo y la Tierra que no era otra que la Torre de Babel.

La puerta de Istar contaba con unos diez metros de anchura y catorce de altura; la puerta en sí y el techo estaban realizados en madera de cedro mientas que el resto de la composición fue realizado en ladrillos de adobe policromados en azul lapislázuli resaltando frente al restos de las construcciones que se levantaron en madera o adobe. Las puertas estaban decoradas con motivos mitológicos y alegóricos realizados en ladrillos dorados o rojizos. Dentro de la decoración merece especial atención las figuras de sirrush, un ser mitológico atributo del dios Marduk; el sirrush era una especie de dragón con cabeza de serpiente, garras de león y alas de águila.

La arcada de acceso se decoró con motivos florales y en la zona inferior se colocaron dos leones, semejantes a los de la Vía Procesional de los cuales no se ha conservado ningún resto. El paramento de la muralla se decoró con los mismos relieves que la puerta; de hecho estudios recientes plantean la posibilidad de que las murallas de Babilonia fuesen decoradas con más quinientos cincuenta relieves, no en vano eran consideradas una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo hasta que su puesto fue ocupado por el fastuoso faro de Alejandría.

A principio del siglo XX, en torno al año 1902, as campañas arqueológicas dirigidas por el alemán Robert Koldewey descubrieron los restos de la muralla de Babilonia y la Puerta de Isthar. El arqueólogo realizó un arduo trabajo que duró casi veinte años extrayendo cuidadosamente los ladrillos de adobe y reconstruyendo la muralla. Hoy y desde 1930, esta reconstrucción se encuentra en el Museo de Pérgamo de Berlín aunque algunos de los relieves originales se han diseminado en diferentes museos como el Metropolitan de Nueva York o el Museo de Bellas Artes de Boston. En la zona que ocupaba la antigua en Irak se han realizado algunos trabajos de reconstrucción y se levantó una réplica de la primitiva puerta.

Categorías: Arquitectura, Escultura, Mesopotamia