Arte

Inicio Arquitectura, Bizantina Segunda y Tercera Edad de Oro de la arquitectura bizantina.

Segunda y Tercera Edad de Oro de la arquitectura bizantina.

Publicado por Chus

En la larga historia de la arquitectura bizantina se distinguen varias etapas. La primera recibe el nombre de I Edad de Oro, que comprende los s. VI, VII y VIII, y tiene como ejemplos significativos Santa Sofía de Constantinopla, La Iglesia de los santos Sergio y Baco y San Vital de Rávena.

En el s. IX se inicia la II Edad de Oro, que durará hasta el s. XII. Se va a diferenciar de la primera en la aparición de novedades constructivas, como por ejemplo el ensayo de nuevos planteamientos estructurales que tienden a lograr un espacio más desahogado o la búsqueda de la belleza exterior de los edificios. Así, los elementos sustentantes se adelgazan, y el pilar cede el puesto a la columna. En los exteriores, arquerías, ciegas o perforadas con columnas soportando arcos (típico hueco románico), constituyen uno de los motivos ornamentales, junto a la alternancia de ladrillo con piedras coloreadas que forman decoraciones de meandros, puntas de sierra, etc.

catedral-monreale.jpg

Predominan las plantas de cruz griega inscritas en un cuadrado o en un rectángulo (influencia de la arquitectura armenia). En ellas se sitúan las cúpulas que ahora se hacen más pequeñas, pero son más numerosas. Suelen situarse en los ángulos del cuadrado (excepto en San Marcos) y, cuando faltan las cúpulas secundarias, se sitúan tres sobre el pórtico. Las cúpulas descansan sobre un alto tambor perforado por ventanas con arcos de medio punto y, exteriormente presentan radios muy marcados (gallones).

Uno de los ejemplos de esto es la Iglesia de Kilisse Djami, del s. IX, con planta de cruz griega inscrita en un cuadrado, un pórtico que precede al templo con tres cúpulas, seguido de un nártex con una. En el interior la cúpula central aparece contrarrestada por bóvedas de cañón en la cruz griega y cúpulas más pequeñas en los rincones del cuadrado. Los arcos concéntricos que tiene en la portada y el empleo alternativo de piedra y ladrillo, influirán en el Románico. Pero el ejemplo más conocido es la Iglesia de San Marcos de Venecia, del s. XI, inspirada en la de los Santos Apóstoles de Constantinopla. Su planta es de cruz griega libre, con cúpulas sobre los brazos y en la intersección de estos. Se modificó bastante a lo largo de la historia, por lo que su aspecto actual no es producto del momento del que estamos hablando. Otros edificios destacados son Cefalú y Monreale en Sicilia y Santa Sofía de Kiev en Rusia.

La denominada III Edad de Oro engloba desde los s. XIII al XV y, ahora el estilo bizantino se encuentra fragmentado en pequeñas escuelas. Como nota significativa, decir que usan el revestimiento de ladrillo buscando efectos decorativos y pintorescos, de forma semejante al mudéjar. En Rusia aparece una orientación que muestra la influencia georgiana, con predominio de plantas basilicales, presencia de numerosas cúpulas gallonadas y bulbosas, elevadas sobre alto tambor con ventanas verticales. Como ejemplo de esta tercera etapa, las iglesias de los Santos Apóstoles de Salónica y de la Asunción en el Kremlin (Moscú, Rusia).

Categorías: Arquitectura, Bizantina

Un comentario para “Segunda y Tercera Edad de Oro de la arquitectura bizantina.”