Arte

Inicio Arquitectura, Roma Yacimiento romano de Segóbriga

Yacimiento romano de Segóbriga

Publicado por A. Cerra

El Parque Arqueológico de Segóbriga es uno de los yacimientos de época romana más importantes de España, sobre todo en lo referente a la amplia Meseta Central, ya que dada su ubicación en la provincia de Cuenca era un importante cruce de calzadas romanas que unían distintos lugares de la costa mediterránea con el centro de la península.

Vista aérea de Segobriga

Vista aérea de Segobriga

No obstante, los orígenes de Segóbriga se remontan más allá de la época romana. En este lugar ya hubo un castro celtibérico en el siglo V a. C. Sin embargo, fue al convertirse en colonia romana cuando empezó su esplendor, y más aún en tiempos de Augusto (siglo I). Fue entonces cuando el emperador permitió que la urbe fuera eximida del pago de ciertos tributos a Roma y fue nombrada municipium.

A partir de ese momento se comenzaron a construir unas potentes murallas de piedra, cuyos vestigios todavía son apreciables. Era un amurallamiento de planta cuadrangular que tenía tres puertas, de las cuales las dos principales se abren al noreste y al norte respectivamente.

La primera de ellas permite la entrada a la ciudad por su esquina noreste y tenía un gran torreón de planta octogonal para proteger el acceso. En cambio la puerta principal y más monumental está mucho más centrada respecto al planeamiento urbano.

De hecho, la continuación de la puerta es la arteria urbanística de cualquier ciudad romana, el Cardo Maximus que la recorre íntegramente de sur a norte. Este cardo conecta los principales lugares de la ciudad y de él parten vías perpendiculares, con el Decumanus como referencia central. O sea, se puede apreciar el más habitual de los esquemas urbanísticos de los yacimientos romanos de época imperial.

Porque el máximo esplendor de Segóbriga tendría lugar durante esa fase histórica. Concretamente entre el siglo I y comienzos del IV, cuando comenzaría a ser abandonada. Un proceso paulatino que le llevó a la ruina total en el siglo VIII, cuando todo este territorio formaba parte de Al-Ándulus.

Pero antes de aquello, la ciudad vivió momentos de gran desarrollo y de ahí los importantes monumentos que componen el yacimiento. Por ejemplo, flanqueando la entrada principal se encuentran dos de recintos más emblemáticos de la arquitectura romana: el teatro y el anfiteatro, infraestructuras culturales y de ocios existentes en todas las grandes ciudades hispanorromanas como Mérida, Zaragoza o Tarragona.

Pero además de esos grandes edificios, el yacimiento de Segóbriga nos ofrece la posibilidad de ver un gran foro rectangular, emplazado en el cruce entre el Decumanus y el Cardo Máximo. En este foro todavía se puede apreciar parte de su embaldosado así como el nacimiento de las columnas que sostenían los pórticos que lo rodeaban. Y no solo eso, sino que allí también se ven los vestigios de los principales edificios de cualquier ciudad romana: su curia, la basílica, las termas y varios templos, algunos dentro de las murallas y otros fuera de ellas.

Categorías: Arquitectura, Roma