Arte

Inicio Escultura, Gótica Bonifacio VIII de Arnolfo di Cambio

Bonifacio VIII de Arnolfo di Cambio

Publicado por A. Cerra

Esta escultura se halla en el Museo de la Opera del Duomo de Florencia, templo para la que fue concebida, junto a otras obras destacables de este artista italiano, como la Madonna con el Niño o la figura de Santa Reparata.

En realidad se trataría de esculturas góticas concebidas para ser colocadas en la fachada original de la Catedral de Florencia iniciada en 1296, pero que fue demolida en 1587 por orden del Granduca, quién siguiendo las tendencias artísticas de finales del siglo XVI despreciaba todo aquello que recordara al estilo gótico. Y por ello, este duque Francisco de Medicis encargó aquel año una nueva fachada más renacentista a Bernardo Buontalento. Aunque, lamentablemente, a la muerte del duque esa nueva fachada no había avanzado en exceso, y de hecho no fue concluida definitivamente hasta varios siglos después, hasta el año 1887.

Bonifacio VIII de Arnolfo di Cambio

Bonifacio VIII de Arnolfo di Cambio

Pero volviendo a la escultura de Arnolfo di Cambio, en primer lugar hay que decir que este artista medieval, en parte se anticipó a los tiempos más humanistas y renacentistas, ya que él mismo aglutinó la tarea de arquitecto y escultor, como siglos después harían otros personajes destacados del Renacimiento, incluido el gran arquitecto y escultor florentino Filippo Brunelleschi, autor de la famosa Cúpula de Santa María de las Flores, il Cupulone, en la misma catedral florentina.

Pero salvo ese dato de su doble faceta profesional y las obras que nos ha legado, poco más se sabe sobre la biografía de este personaje. Para comenzar, los historiadores no se ponen de acuerdo a la fecha precisa de su nacimiento, ya que según unos nació 1232 y para otros en 1245. Lo que sí se sabe es que falleció en 1310.

También que se sabe trabajando como aprendiz en el taller de Nicolá Pisano, autor del famoso púlpito de Siena, donde el propio di Cambio intervino. Tras ese periodo de formación, Arnolfo di Cambio se fue a Roma, y allí conoció de primera mano los restos del arte de la Roma imperial, una influencia muy importante para él.

Y en cuanto a esta escultura de Bonifacio VIII, como dato bien curioso, se puede decir que en principio pretendía ser un monumento un poco más ambicioso. De hecho, esculpió ocho estatuillas con la imagen de la Natividad y de los Reyes Magos para introducirlos en el monumento. Pero finalmente no acabaron aquí. Aunque si se conservan esas figuras talladas en el año 1283. En la actualidad, esas figuras están en la cripta de la Capilla Sixtina del Vaticano y están consideradas una de las primeras representaciones del tradicional belén navideño.

Categorías: Escultura, Gótica