Arte

Inicio Egipto, Escultura Relieves del Templo de Hathor

Relieves del Templo de Hathor

Publicado por A. Cerra

En los templos y tumbas del Antiguo Egipto tanto las pinturas, como los jeroglíficos o los relieves o bien nos describen sus creencias religiosas, o nos presentan acontecimientos históricos que realmente pasaron. Y ambas vertientes generalmente conviven en un mismo lugar.

Ese es el caso de los relieves del Templo de Hathor en Dendera, una obra realizada entre los años 40 y 30 antes de Cristo y donde podemos ver una escena de como Cleopatra presenta a su hijo Cesarion ante los dioses Hathor e Ihi.

Cleopatra presentado a Cesarion ante la diosa Hathor

La mítica Cleopatra fue la última representante de la dinastía de los Ptolomeos de origen macedonio que llegó a Egipto de la mano de Alejandro Magno. Esta mujer reinó con el nombre de Cleopatra VII, y había llegado al trono en el año 51 a. C.

Pronto para poder resistir en el poder se alió con Julio César, y pero aquella alianza se convertiría en una relación amorosa de la que nacería Cesarion en el 47 a. C. Lo cierto es que aquella unión pudo haber sido más duradera, de hecho se trasladaron a Roma, donde residió la reina egipcia hasta que César fue asesinado en el 44 a. C.

Sin embargo, ese no fue la única relación de Cleopatra con un gobernante romano, ya que después se uniría a Marco Antonio, con el que acabaría teniendo otros tres hijos. Y tanto Marco Antonio como Cleopatra se suicidaron al ser vencidos en la célebre Batalla de Actio del año 31 a. C contra Octavio, el futuro emperador César Augusto, que también ordenó asesinar a Cesarion para evitar problemas dinásticos.

Pues bien, antes de que eso ocurriera, Cleopatra quería garantizar el reinado de su hijo y por eso lo presentó ante los dioses egipcios, y eso es lo que vemos en los relieves de este templo. Unos relieves en los que pese a ser mucho más modernos que los de la época de los grandes faraones, la verdad es que hay características estilísticas que perviven. Principalmente la carencia de perspectiva y que las figuras se presentan en posturas de perfil muy forzadas y antinaturales, ya que siempre se ven completas sus extremidades, mientras que el torso aparece de frente y el rostro de perfil.

En estos relieves, cuyo fondo está completamente plagado de jeroglíficos, vemos dos parejas, por una lado Cleopatra y Cesarion, y por otro Hathor, diosa de la maternidad y su hijo Ihi. Y realmente las figuras de la reina y la diosa casi se pueden confundir, ya que van ataviadas con los mismos símbolos sagrados: los cuernos y el disco solar. Mientras que el joven Cesarion va vestido como un faraón.

Categorías: Egipto, Escultura