Arte

Inicio Escultura, Paleocristiana Sarcófago Dogmático

Sarcófago Dogmático

Publicado por Laura Prieto Fernández

El conocido como sarcófago dogmático es una de las piezas de escultura funeraria de época romana que en mejores condiciones ha llegado hasta nuestros días. En realidad, las fuentes documentales no han podido atestiguar a quién perteneció esta singular pieza, y su nombre se debe a la clara intención didáctica con la que fue decorado. Se trata de una obra funeraria de época romana; es una de las primeras manifestaciones cristianas de la época y debido a su estilo se ha datado en el Siglo IV, en la época de Constantino, en torno al año 330 o 340. La pieza fue hallada ya en el siglo XIX en las obras de restauración de la Basílica de San Pablo de Extramuros.

Sarcofago_dogmatico_o_dei_due_testamenti,_325-350_ca.,_da_s._paolo_fuori_le_mura,_01

Se trata de un sarcófago rectangular cuya decoración abigarrada recuerda al horror vacui, donde la totalidad de la superficie se cubría con decoración de manera que no se dejaba ni un solo hueco vacío. En la obra que aquí nos ocupa la está divida en dos franjas horizontales marcando dos niveles distintos donde se han recreado escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento y la imagen de un clípeo que se reservaba para los difuntos. Este tipo de composiciones se hacían a menudo en serie lo cual podría explicar el hecho de que las decoraciones de los temas bíblicos fuesen tan minuciosas en comparación con el retrato de los difuntos; los sarcófagos se tallaban por encargo y el maestro escultor disponía de tiempo suficiente para representar las escenas decorativas dejando reservado el clípeo central para la imagen de los difundo que a menudo debía tallarse rápidamente y sin demasiado tiempo para representar los detalles.

En el nivel superior se han representado dos escenas del Génesis y tres del Nuevo Testamento. En la primera de ellas se representa el momento de la creación del hombre, un proceso en el que interviene Padre, Hijo y Espíritu Santo muy de acorde a las enseñanzas del Concilio de Nicea celebrado en el año 325. La siguiente escena es una representación de Jesucristo junto con Adán y Eva condenándolos al trabajo tras el Pecado Original; en esta escena la presencia de Jesús ya anuncia la venida del Mesías. A continuación encontramos clípeo central con la representación de los difuntos ataviados según la moda de la época; ella con trenzas, vestida con túnica y palio mientras que él se viste con la toga y sostiene una cartela en la mano.

En el registro inferior observamos un mayor número de escenas que relatan episodios del Antiguo Testamento, de la Epifanía o sobre la vida de San Pedro. La escena de la Epifanía es la Adoración de los Magos, en ella María aparece sedente en un trono al igual que Dios Padre en la creación del hombre. Tras ella el profeta Balaam típico de las primeras representaciones cristianas. Las escenas bíblicas son protagonizadas por Habacuc y por Daniel representado en el foso de los leones. Finalmente las escenas de Pedro, la piedra angular de la iglesia con tres escenas que van desde la negación de Cristo, a un milagro y finalmente su captura.

Categorías: Escultura, Paleocristiana