Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Meditación de San Juan Bautista, El Bosco

Meditación de San Juan Bautista, El Bosco

Publicado por Laura Prieto Fernández

Son muchas las posibilidades e hipótesis que los expertos se plantean ante las cuestiones desconocidas de un lienzo: su datación, su autor, su origen… Todas esas cuestiones aún se vuelven más intrigantes cuando la iconografía del lienzo es tan enrevesada como la que utilizaba El Bosco, es entonces cuando los expertos comienzan una auténtica batalla para descifrar la historia de cada una de las obras que supuestamente están atribuidas a este magnífico pintor de la época flamenca.

Hieronimus Bosch (1450 -1516), más conocido con el sobre nombre de El Bosco, es uno de los máximos exponentes de la pintura del Norte de Europa a principios del siglo XV. En realidad, son muy pocos los datos que se conocen acerca de su vida y con seguridad, son muy pocas por no decir ninguna, las obras que se le pueden atribuir al artista; la mayoría de los lienzos no están firmados y los que sí lo están su firma es más bien poco clarificadora. De hecho, la mayoría de los lienzos que se asumen dentro de su producción se debe principalmente a coincidencias estilísticas más que a documentos fehacientes sobre el mismo.

800px-Hieronymus_Bosch_-_Saint_John_the_Baptist_in_the_Desert_-_Google_Art_Project

En esta ocasión nos centraremos en dos piezas distintas que parecen tener un origen común, el óleo que representa Las Meditaciones de San Juan Bautista y la tabla de San Juan de Patmos. Parece ser que ambas obras fueron realizadas a finales del siglo XV, concretamente a lo largo de la década de los ochenta; no obstante, algunos estudiosos consideran que ambos trabajos deberían retrasarse en su datación, al menos hasta los primeros años del siglo XVI. Ambas tablas, parecen coincidir en el tema de las meditaciones y según parece, ambas dos podrían ser las alas laterales de un tríptico cuya tabla central hoy perdida, representaría una gran escena de tipo escultórico. El comitente del hipotético tríptico pudo ser la Hermandad de Nuestra Señora en la Catedral de San Juan de Bolduque, para la que ambos santos eran patronos.

La tabla de San Juan Bautista nos presenta al santo dentro de un paisaje idílico, vestido con un manto rojizo muy llamativo que destaca en el verdor del paisaje. San Juan se nos presenta como un hombre de edad madura que aparece barbado y recostado sobre una especie de murete. En lugar de las tradicionales vestiduras de piel de cordero el símbolo del santo aparece recostado en la esquina inferior derecha.

A finales del siglo XX los expertos pudieron dictaminar gracias a los análisis con rayos X que en el interior de la granada, aparecería el rostro del donante, aunque no se sabe porque razón éste fue eliminado, si los expertos tienen razón y la tabla fue un encargo de la hermandad de nuestra señora de la catedral de Bolduque, el rostro que aparece dentro de la granada debería ser el de Jan van Vladeracken.

Categorías: Pintura, Renacimiento