Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Alegoría de la corte de Isabela d´Este, Lorenzo Costa

Alegoría de la corte de Isabela d´Este, Lorenzo Costa

Publicado por Laura Prieto Fernández

Durante la época renacentista fue muy común que los nobles aristócratas se interesasen cada vez más por la cultura y las artes, el ideal de caballero medieval centrado únicamente en el arte de la guerra había dado paso a un nuevo tipo de caballero, valeroso en la batalla sí, pero también un humanista culto dedicado al estudio y las artes. En este sentido apareció en los palacios renacentistas un nuevo espacio dedicado precisamente al estudio, en el que los nobles conservaban bellas obras de arte que les invitaban a la reflexión; fueron muchos los nobles que incorporaron a sus dominios palaciegos un studiolo como solía llamarse, sin embargo fue Isabela d´Este la primera mujer en poseer unas habitaciones con estas características.

La joven dama se casó con tan solo dieciséis años de edad con el príncipe de Mantua Francesco Gonzaga pro lo cierto es que a esa temprana edad, la dama ya había sido educada para el gobierno y pasaría a la historia como una de las mayores humanistas de todos los tiempos. En el castillo de Mantua, Isabela d´Este se hizo construir un pequeño espacio para su recogimiento y estudio, a la vez que le permitía llevar con tranquilidad las reuniones más íntimas.

allegorie_auf_den_hof

Fueron tres los artistas seleccionados para trabajar en tan importante empresa: Andrea Mantegna, Perugino y Lorenzo Costa. Quizás éste último sea el más desconocido de los tres pintores pero lo cierto es que en su época recibió importantes encargos que realizó con gran maestría. En esta ocasión nos encontramos con un óleo sobre lienzo de formato horizontal y que mide casi dos metros de anchura y casi ciento sesenta y cinco centímetros de altura; en él se representa una espléndida alegoría de la corte que se desarrolla en un paisaje natural muy realista con distintos niveles en el terreno que sirven para alojar a los diferentes grupos.

En realidad, cada uno de los grupos representa una historia diferente (bien sea la maternidad, el amor…), algunos de ellos han sido incluso extraídos de la mitología griega pero en conjunto podemos hacer una lectura bastante sencilla. De esta manera observamos que mientras los integrantes de la corte permanecen relajados y siguen con sus vidas, al fondo en un segundo planos que se atisba en la zona izquierda del lienzo, se está disputando una batalla.

Categorías: Pintura, Renacimiento