Arte

Inicio Abstraccionismo, Pintura Composición XIII de Van Doesburg

Composición XIII de Van Doesburg

Publicado por A. Cerra

Theo Van Doesburg fue un artista holandés que vivió entre 1883 y 1931. También fue holandés el pintor Piet Mondrian. Y junto, son los máximos representantes del movimiento artístico vanguardista conocido como Neoplasticismo o De Stijl (cuya traducción es “El Estilo”). Y aunque hay muchas similitudes entre la producción pictórica de uno y otro, lo cierto es que las obras de Van Doesburg difieren mucho más entre sí que las de su compatriota.

Composición XIII de Theo Van Doesburg

Composición XIII de Theo Van Doesburg

La verdad es que aunque la historia ha hecho más famoso y conocido a Mondrian, Theo Van Doesburg jugó un papel esencial en el desarrollo del Neoplasticismo, y posiblemente fue un artista mucho más puro a la hora de aplicar los conceptos que inspiraban ese estilo, en definitiva, fue más doctrinario y riguroso plasmando en sus cuadros el método sistemático que guiaba ese movimiento artístico.

Él codificó un lenguaje plástico más ajustado a la idea, y por supuesto, fue capaz de explicar mucho mejor las directrices, la teoría y la funcionalidad de este arte, ya que se recorrió Europa impartiendo conferencias, lo que sirvió tanto para difundir el movimiento De Stijl como para unirlo y mantener el contacto con otros artistas abstractos contemporáneos.

Su evolución pictórica le llevó incluso a crear una variable del estilo, el llamado “elemantalismo”, cuya diferencia más importante con los preceptos del Neoplasticismo es admitir la inclusión de composiciones en diagonal en la pintura, ya que en origen únicamente permitían el uso de las líneas horizontales y verticales.

El grupo De Stijl aglutinó no sólo a pintores, ya que también se adscribieron a él, arquitectos, escultores y matemáticos, si bien pronto quedó claro que entre todos ellos iban a destacar Piet Mondrian por su constancia y Theo Van Doesburg por su temperamento. Y es evidente que sus obras tuvieron, y en realidad siguen teniendo, una gran influencia en la arquitectura y en las artes aplicadas, basta ver ciertos diseños gráficos actuales para comprobarlo.

Los inicios del Neoplasticismo o De Stijl tuvieron lugar en la ciudad holandesa de Leyden, hacia el año 1917. Y el propósito con el que nació fue hallar una nueva estética, en la que la arquitectura, la plástica y la pintura se combinaran de una forma clara, elemental, pura, extremadamente simple y con un riguroso orden. Y con ese objetivo llegaron a la conclusión de alcanzar la abstracción pura y dura, empleando para ello tan solo los elementos plásticos primarios, es decir: rectas, colores básicos y neutros. Y por supuesto, olvidarse de perspectivas y cosas semejantes. De hecho, el plano, el propio plano del cuadro se había de convertir en un nuevo elemento de plasticidad, a partir del cual, las figuras geométricas que se pintaban, por supuesto, también planas, se iban uniendo y se prolongaban unas a otras, creando un todo fluido y una especie de flexibilidad espacial.

Estos fueron los preceptos del Neoplasticismo, y se puede ver que pese a que cuando contemplamos sus obras nos pueden parecen verdaderamente simples, si conocemos las teorías que las inspiraron, tal vez comprendamos esa aparente simpleza. Como ejemplo puede servir esta Composición XIII de Theo Van Doesburg realizada en los mismo inicios de este movimiento artístico, concretamente en el año 1918.

Categorías: Abstraccionismo, Pintura