Arte

Inicio Barroco, Pintura Diógenes buscando al hombre, Castiglione

Diógenes buscando al hombre, Castiglione

Publicado por Laura Prieto Fernández

A lo largo de los años los pintores han encontrado sus fuentes de inspiración en hechos religiosos, históricos, en la observación de la realidad o incluso en otras disciplinas; en esta ocasión, la obra que aquí analizamos muestra la relación entre arte y filosofía pero esta vez, representando a un filósofo y no una enseñanza filosófica. En realidad, hay muy pocos cuadros que traten la misma temática que escogió Castiglione en su obra Diógenes buscando al hombre o al menos, que lo hiciesen en la misma época que el artista genovés ya que poco después, otros pintores de la talla de Rubens o Jocopo Bassano siguieron la misma tendencia que Castiglione.

Giovanni Benedetto Castiglione (1609 – 1664) fue un artista del barroco que cultivó tanto la pintura como el grabado. En sus primeros pasos en el mundo artístico se formó con algunos pintores locales de segunda fila con los que practicaría básicamente pintura paisajística y poco después, conoció a Poussin quién le enseñó a apreciar la pintura clasicista de Grecia y Roma así como a estudiar a las grandes figuras renacentistas. Castiglione trabajó para algunas de las principales órdenes religiosas de su época pero también para pequeños coleccionistas privados que le encargaban obras más intimistas. A partir de la década de los cuarenta el artista comenzó a cosechar algunos trabajos importantes en grabados siguiendo las pautas marcadas por Rembrandt y que el pintor italiano conocía gracias a la difusión de sus estampas.

castiglione_giovanni_-_fable_of_diogenes_-_17th_century

La obra que aquí analizamos y que como ya se ha señalado lleva por título Diógenes buscando al hombre, data de la última época de Castiglione cuando su pintura ya está plenamente formada. En ella el artista genovés representa al atípico filósofo de la corriente cínica Diógenes quien lejos de lo que era prototípico en su época vivía alejado de cualquier tipo de bienes materiales, sumido en la más profunda pobreza hasta tal punto que vivía en una tinaja que siempre le acompañaba.

El artista ha representado un episodio en el que el filósofo estaba buscando incesantemente algo por la ciudad y cuando uno de sus vecinos le preguntó qué era lo que buscaba él contestó que un hombre. Así, en la obra de Castiglione se aprecia al filósofo con un farolillo en la mano mientras se asoma entre un conjunto de animales, mendigos, objetos de todo tipo e incluso algunas esculturas de corte clásico. Los expertos han querido ver en la representación de Castiglione una alusión a la Vanitas o el paso del tiempo.

Categorías: Barroco, Pintura