Arte

El ángel del hogar, Ernst

Publicado por Laura Prieto Fernández

A lo largo de los años la pintura se ha convertido en una de las fuentes más apreciadas por los historiadores para estudiar y conocer la historia y aunque en ocasiones pueda parecer que no es así, las vanguardias históricas son una de los movimientos que mejor reflejaron la historia de su tiempo; los pintores no era insensibles a las dificultades que el siglo XX planteó para la humanidad con las peores guerras de la historia, los conflictos mundiales y fueron muchos los artistas que levantaron sus pinceles para denunciar las atrocidades que se cometían en Europa.

En este sentido debemos señalar como la década de los treinta fue uno de los periodos más tensos del siglo XX, tras el impacto que supuso la Primera Guerra Mundial Europa entera giraba sus ojos hacia España con el conflicto de la Guerra Civil y el ascenso de la dictadura franquista apoyada por otros regímenes totalitarios como el de Italia o Alemania, quizás la emblemática obra de Picasso, El Guernica fuera la que mejor plasmaba el conflicto español pero también hubo otras muchas piezas que nos hablan de esta situación como la que aquí analizamos, un óleo sobre lienzo del artista Max Ernst que se titula El ángel del hogar.

Ernst participó de la estética dadaísta, pero fue sin dudas, su incursión en la pintura surrealista la que mejor le sirvió para expresar sus ideales políticos en contra de los totalitarismos. En esta ocasión el artista nos muestra un paisaje desolado -una referencia a España tras la Guerra Civil como ya hiciese Picasso- dominado por un gran monstruo en el que se aprecian referencias a un gran buitre que avanza dispuesto a devorar a su presa. En el rostro del monstruo se deja ver una sonrisa de satisfacción y una postura amenazadora, con movimientos expresivos que parece dispuesto a arrasar todo lo que encuentre a su paso.

La violencia de su fuerza nos habla del terror que muestran sus acciones, imparable y dispuesto a llevarse por delante a cualquiera que se interponga en su camino. Así el artista se refiere no sólo al conflicto español sino también al ascenso de los totalitarismos que avecinan un nuevo conflicto mundial que sumirá a Europa y al mundo entero, en una nueva guerra.

Fue precisamente este tipo de obras de denuncia lo que hizo que el artista fuese perseguido y por lo que acabó exiliado en Estados Unidos.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX