Arte

Inicio Pintura, Renacimiento El Descendimiento de la Cruz de Mabuse

El Descendimiento de la Cruz de Mabuse

Publicado por A. Cerra

Jan Gossaert (1478 – 1532), más conocido como Mabuse, es un pintor flamenco que se convierte en un excelente ejemplo de la fusión de estilos y de escuelas pictóricas que se iba a dar en el siglo XVI en Europa, entre las tradiciones del norte del continente y el sur, y entre el influjo del arte medieval y el del Renacimiento.

Descendimiento de la Cruz de Mabuse

Descendimiento de la Cruz de Mabuse

Eso es algo que se comprueba en toda la producción pictórica de este artista. Por ejemplo, en sus primeras obras se puede ver el influjo de grandes de la pintura flamenca como los Van Eyck o Van der Goes. Pero en obras suyas como Adán y Eva también se puede ver que se fija en la obra homónima del alemán Albert Durero.

Sin embargo un viaje a Roma en 1508 cambiará muchas de su convicciones pictóricas, y fruto de ellos son obras como la Virgen y el Niño donde une la tradición medieval de la representación de la Virgen de la Leche con el arte renacentista que conoció en la capital italiana, sobre todo de Rafael y sus madonas.

Aunque no fue Rafael la única influencia italiana importante. También supuso para él todo un referente la obra de Miguel Ángel, tanto pictórica como escultórica, ya que de él buscó darle un porte monumental a sus obras, algo que se manifiesta por ejemplo en su Díptico de Jean Carondelet.

Y también dentro de ese influjo italiano se encuentra esta obra suya sobre el Descendimiento de la Cruz que en la actualidad forma parte de la colección del Museo del Ermitage de San Petersburgo en Rusia. Si bien, el Descendimiento es la tabla central de un tríptico, cuyas hojas laterales se encuentran en Estados Unidos.

De hecho, Mabuse creó una corriente dentro de la pintura de los Países Bajos. Es conocida como “romanismo” y es la versión más italianizante del arte flamenco.

Son obras como ésta donde es muy importante la monumentalidad de la escena y de cada una de sus figuras. Además también es una característica particular el crear composiciones siempre muy centradas con las que se busca el equilibrio, por muchos personajes que haya, como en este caso.

Pero al mismo tiempo no se pueden olvidar las raíces del pintor, y es por eso que se observan multitud de detalles, representados con exquisita minuciosidad. Algo muy del gusto de su selecta clientela. Y es que hay que tener en cuenta que Mabuse realizó muy pocas obras para venderlas de manera libre, y en cambio prácticamente todas sus obras las hizo por encargo.

Categorías: Pintura, Renacimiento