Arte

Inicio Pintura, Renacimiento El libro de joyas de Ana de Baviera

El libro de joyas de Ana de Baviera

Publicado por Laura Prieto Fernández

El libro de las joyas de Ana de Baviera es un manuscrito iluminado que recoge en su interior las ilustraciones de más de setenta joyas pertenecientes a la colección personal de Ana de Habsburgo. El libro fue iluminado por el artista Hans Muelich (1516 – 1573), una de las figuras más destacadas de los últimos años del Renacimiento Alemán.

3173649799_e98b1d6b2e_o

Muelich, también conocido como Mielich o Müelich, fue uno de los pintores más destacados de su época. Parece ser, que sus primeros pasos en el mundo del arte fueron junto con su padre que también era pintor. Años después el artista completaría su formación en el taller de Albrecht Altdorfer, del que aprendió un extraordinario uso del cromatismo. El artista alemán trabajó para algunos de los más importantes mecenas de su época y su obra llegó a ser muy codiciada. En la década de los cuarenta se trasladó durante algún tiempo a Roma donde pudo conocer la estética italiana y a su vuelta a su Alemania natal se hace patente la influencia de las grandes figuras italianas.

Todas y cada una de las joyas que aparecen representadas en este códice han sido representadas con el máximo detallismo por el pintor. En ellas se hace apreciable no sólo la riqueza de los materiales sino también el brillo y exquisitez de un extraordinario trabajo de joyería. Cada una de las joyas aparece representada en una página completa y se encuentran enmarcadas por motivos vegetales, animales o arquitectónicos. En la decoración, el artista deja patente la nota clasicista y se recrea en grutescos, bucráneos, motivos a candilieri o incluso figuras alegóricas y mitológicas que flanquean las joyas de la reina.

El libro no puede ser considerado como un simple inventario de las posesiones de los monarcas sino que tiene una doble lectura que va mucho más allá. En primer lugar, es reseñable una nueva actitud surgida a lo largo del Renacimiento y que afectará a las artes decorativas, el coleccionismo y mecenazgo. Bajo estas premisas los sectores más pudientes de la sociedad patrocinan a los artistas y recopilan diferentes manifestaciones artísticas –pinturas, esculturas, joyas…- como símbolo de su riqueza y ennoblecimiento social.

3174506770_9bd87377fb_b

Por otro lado se debe tener en cuenta que la portada del libro es más un manifiesto político que la simple decoración de un códice. En ella se observa a la reina Ana junto a su esposo, Alberto V, en una entretenida partida de ajedrez mientras son observados por un nutrido grupo de espectadores. La escena aparece enmarcada en una composición arquitectónica y decorada con múltiples cartelas que aluden a la unión de los monarcas. Ambos –Ana y Alberto- son representados como dos iguales y muestra la unión de dos familias en una de las maniobras políticas más destacadas de la historia de Alemania. Con la unión de ambas familias se acababa no sólo entre la antigua rivalidad que era latente entre Baviera y Austria, sino que unía a los dos estados frente al resto de príncipes alemanes en un contexto de agitación política, religiosa y social.

Categorías: Pintura, Renacimiento