Arte

Inicio Gótica, Pintura Epifanía, El Bosco (II)

Epifanía, El Bosco (II)

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Adoración de los Magos de el Bosco es una de las obras más conocidas del artista flamenco. Esta fue la única epifanía pintada por El Bosco, en el Museo de Arte de Finlandia también se conserva una tabla con este mismo tema pero las últimas investigaciones parecen señalar que esta obra no fue realizada por el maestro flamenco sino por alguno de sus seguidores.

01tripty

Al cerrar el tríptico nos encontramos ante una obra de pequeño formato, apenas supera los setenta y dos centímetros de altura y los ciento treinta y ocho de anchura. En esta posición podemos ver como el artista representa la misa de San Gregorio; en ella se relata como el pontífice dudó de que el verdadero Jesucristo se encontrase en la eucaristía de modo que éste como muestra de su poder y para que el santo no volviese a dudar se le apareció en cuerpo y alma en la eucaristía con algunos de los signos de la pasión. Rodeando a Jesucristo aparecen esculturas de la pasión en un relieve. En la parte inferior podemos apreciar a los donantes que han sido realizados en grisalla pero parecen ser un añadido posterior.

El tema principal de la Adoración de los Magos se encuentra en la tabla central, ésta está presidida por la imagen de la Virgen María quien se encuentra fuera de una cabaña rústica, el portal de Belén, con el niño en brazos. La imagen de María, es monumental, con un amplio vestido negro que hace resaltar la piel blanquecina del Niño; una vez más María aparece como trono de su Hijo, una iconografía muy repetida desde la Edad Media.

Frente a la Virgen y Jesús encontramos a Melchor, representando a Asia, quien se arrodilla para dejar en el suelo una pequeña estatua realizada con oro que representa la escena del Sacrificio de Isaac. A su lado el rey Gaspar representando el continente europeo, porta un plato con un montón de incienso, en su atuendo se puede observar una escena del Antiguo Testamento que tiene por protagonista a la reina de Saba. Por último aparece Baltasar, que ofrece la mirra que lleva en un recipiente esférico en el que vemos representada una escena del rey David. Con las figuras de los tres magos se alude a la universalidad del mensaje de Cristo así como las escenas del Antiguo Testamento son la confirmación de las antiguas profecías que se han cumplido con la llegada de Jesús.

Pero una escena que en principio podría parecer amable y tranquila se ha convertido en algo inquietante bajo los pinceles del pintor flamenco, así El Bosco rodea la escena principal de personajes y escenas extrañas. Sobre la cabaña que hace las veces de portal vemos a unos extraños pastores que se asoman demasiado curiosos. Pero éstos no son los únicos personajes extraños, toda una corte se asoma tras la cabaña. En ella cabe destacar a un personaje masculino de aspecto oriental que tiene una extraña mueca y que se ha identificado con Herodes.

Por su parte las tablas laterales representan a San José junto con su Hijo y Santa Inés con una de las comitentes.

Categorías: Gótica, Pintura