Arte

Inicio Neoclasicismo, Pintura Experimento con una máquina neumática de Wright

Experimento con una máquina neumática de Wright

Publicado por A. Cerra

Este óleo sobre un lienzo enorme (183 x 244 cm) lo pintó el artista británico Joseph Wright en el año 1768, y en la actualidad se conserva en la National Gallery de Londres.

Este pintor fue conocido en su época (1734 – 1797) como Joseph Wright de Derby, ya que Derby fue su pueblo natal y el lugar donde desarrolló prácticamente toda su carrera artística. En una de las pocas ocasiones que residió fuera de su lugar de nacimiento, se desplazó hasta Italia, desde 1773 hasta 1775, donde sin duda estudió la pintura clásica, lo cual influyó en sus cuadros posteriores.

Experimento con una máquina neumática de Joseph Wright

Experimento con una máquina neumática de Joseph Wright

Pero antes de eso realizó este cuadro Experimento con una máquina neumática. Una imagen muy típica del momento histórico en que se pintó, la llamada era de la razón. Aquí nos presenta a un grupo de personajes que van a asistir a la experiencia de ver en directo un experimento científico que plasma la inteligencia y el poderío del ser humano. Y lo más interesante de la escena es ver como Wright elige cada una de las personas presentes para mostrar sus diferentes reacciones ante el progreso. E incluso muestra la indiferencia de algunos, como la pareja de enamorados que no miran el ingenio del científico, sino que no paran de mirarse ensimismados entre sí.

Mientras, otro caballero está fascinado ante lo que ve. O un muchacho a su lado intenta buscar el mejor ángulo de visión para descubrir los secretos o el truco del experimento. Al otro lado de la mesa se ve otro hombre en actitud reflexiva, como sopesando las consecuencias del descubrimiento. Y dos jóvenes están apenadas con lo que ven, sobre todo por el pájaro, una cacatúa, que es la protagonista de la prueba científica. Se trata de abrir la válvula para comprobar si le deja pasar el aire al pájaro.

Algo que sucedía en esa misma época de la Ilustración, cuando la población tomaba esos avances en ocasiones con esperanza y otras veces con temor. Es interesante ver como al científico nos lo presenta con un aspecto muy parecido a los antiguos hechiceros, con el pelo largo y apasionado por su trabajo. Era una imagen y una pose muy real, ya que por aquel entonces era bastante habitual que este tipo de científicos acudieran a las casas de las familias más ricas para entretenerles y divertirles con sus experimentos y descubrimientos.

En definitiva, este cuadro es obra de un pintor menor dentro del Neoclasicismo, pero es muy interesante por la temática que nos plantea, así como por algunos detalles pictóricos. Por ejemplo es muy valorado su magnífica forma de dar luz a la escena, ya que todo se ilumina por un vela que está oculta detrás de un frasco de cristal situado sobre la mesa. Una vela que llegamos a descubrir con una imagen deformada por la acción visual del vidrio.

Pero hay otro punto de luz muy interesante. Se trata de una ventana a la derecha de la habitación. Una ventana abierta a través de la cual se ve la luna entre nubes. Posiblemente esa luna hace referencia a la Sociedad Lunar radicada en Inglaterra, cuna de la Revolución Industrial. A esta sociedad científica se sabe que pertenecían muchos de los amigos y clientes de J. Wright.

Categorías: Neoclasicismo, Pintura