Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Flora, Tiziano

Flora, Tiziano

Publicado por Laura Prieto Fernández

El artista renacentista Tiziano Vecelli es una de las figuras artísticas más destacables de todos los tiempos y sin lugar a dudas, el mejor representante que la escuela pictórica veneciana pudo tener. Tiziano tuvo una vida muy larga (nació en 1477 o 1490 y murió en 1576) así como una dilatada carrera artística gracias a la cual nos legó un buen número de obras todas ellas de una excelente calidad artística. Pero si tuviésemos que destacar una temática específica dentro d su producción, sería sin lugar a dudas la representación de la figura femenina. Las mujeres de Tiziano son mujeres carnosas, voluptuosas, cuya encarnación blanquecina llama la atención del espectador.

tumblr_o2afsz3uc31qfcut3o1_1280

En esta ocasión, nos centraremos en un lienzo aparentemente sencillo pero de una extraordinaria belleza. Se trata de un óleo sobre lienzo de formato vertical que mide unos ochenta centímetros de altura y casi sesenta y cinco de anchura. La obra se exhibe en la Galería de los Uffizi y parece ser que dataría de principios del siglo XVI, concretamente del año 1515; por esta época el artista realizó algunos de sus retratos más destacados y también una serie de lienzos con protagonistas femeninas entre las que destaca el lienzo de Flora.

En realidad, no podemos asegurar que se trate de una representación de la diosa de la primera, o quizás sí pero el lienzo tiene un significado que va aún más allá. En primer plano y recortada sobre un fondo oscuro y neutro aparece una joven muy bella y vestida con una camisola blanca y túnica carmesí. Su cabello aparece suelo y ondulado y en la mano derecha sostiene un ramillete de flores.

Es precisamente el anillo que lleva en el dedo anular de esa mano -igual que aparece en una de sus piezas más icónicas, la Venus de Urbino- lo que ha hecho plantearse a los historiadores la posibilidad de que se tratase de una representación de la mujer casada, quizás ello también explicaría que la camisola se deslice por uno de sus hombros enseñándonos prácticamente el pecho mientras que el otro permanece oculto, de esta manera aludiría a las dos virtudes de la mujer casada, la voluptuosidad y la castidad. Otros autores plantean la posibilidad de que se trate de una prostituta de la época que enseña sus encantos para atraer a los clientes.

A mediados del siglo XVII el artista Pieter de Jode realizó una serie de grabados inspirados en el lienzo de Tiziano y cuyo título era Flora, de ahí que el lienzo se tomase como una representación de la diosa.

Categorías: Pintura, Renacimiento