Arte

Inicio Pintura, Renacimiento La Trinidad, El Greco

La Trinidad, El Greco

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Trinidad es una de las obras pictóricas realizadas en óleo sobre lienzo por el artista del manierismo Domenicos Theotokopoulos, más conocido como El Greco.

Pese a su origen griego, nació en la isla de Creta, este genial artista se ha convertido en una de las figuras más relevantes del periodo renacentista español. Nacido en 1541 pasó su juventud en Creta hasta que decidió trasladarse a Italia cuando contaba con veintiséis años de edad, se inclinó entonces por las formas clasicistas imperantes en la época pero conservando la tradición bizantina de sus primeros años de formación como pintor de iconos bizantinos. De la temporada que pasó en Venecia incorporó a su pintura la maestría del colorido y la iluminación que desprendían las pinturas de Tiziano, Tintoretto o el Veronés; se trasladó poco después a Roma donde las formas manieristas de las obras de Miguel Ángel influyeron profundamente en su concepción de la pintura.

La_Trinidad_(El_Greco,_1577-1579)

En 1577 debido a su estrecha amistad con Don Luis de Castilla se traslada a Toledo. Nada más llegar recibió un importante encargo, la realización de un gran retablo para decorar la capilla del Monasterio de Santo Domingo el Antiguo. El Greco planteó entonces un retablo de tres calles presidido por la imagen de la Asunción de la Virgen María, en la calle de la derecha estarían los lienzos que representaban a San Juan Evangelista y San Benito mientras, en la calle de la izquierda aparecerían las representaciones de San Juan Bautista y San Bernardo. Rematando el conjunto aparecería un gran lienzo de tres metros de altura y más de metro y medio de ancho.

La obra representa en el plano central la figura de Jesucristo muerto sostenido por Dios Padre, sobre ellos y completando la Santísima Trinidad la paloma que encarna al Espíritu Santo. Las figuras centrales están flanqueadas por ángeles con dramáticos gestos. La escena se desarrolla en un espacio celestial donde las figuras parecen apoyarse en una grandiosa nube grisácea que cubre el cielo azul, mientras en la zona superior una luz dorada proporciona a la escena un espectro divino y celestial.

En la obra se hace patente la influencia de Miguel Ángel en la monumentalidad de las figuras y la deuda de la escuela veneciana en el moldeado a base de color que el artista combina con líneas serpentinata –véase el cuerpo lánguido y sin vida de Jesucristo- típicas de la tendencia manierista. Igual de manierista es el ángel que dando la espalda al espectador se centra en la escena principal del cuadro, los colores fuertemente contrastados y las formas alargadas de las figuras.

La postura de Cristo incita al movimiento mientras que el resto de personajes lo hace a través de los potentes y dramáticos gestos empleados. La figura de Dios Padre aparece desplazada hacia la derecha rompiendo el eje de simetría con el resto de las figuras de la Trinidad.

En la actualidad el retablo de San Antonio el Antiguo se ha desmontado y los óleos se encuentran repartidos en diversas pinacotecas y colecciones, en concreto el óleo de la Trinidad se encuentra en el Museo del Prado de Madrid.

Categorías: Pintura, Renacimiento