Arte

Inicio Neoclasicismo, Pintura Las estaciones (II parte) Goya

Las estaciones (II parte) Goya

Publicado por Laura Prieto Fernández

Como ya analizábamos en la entrada anterior goya realizó por encargo de monarca Carlos III algunos catones para tapices que debían de decorar las paredes del Palacio de El Pardo de Madrid. Haciendo pareja junto con la obra de La vendimia o el Otoño encontramos a la Primavera o Las Floreras, un óleo sobre lienzo que tiene un formato vertical y mide más de dos metros setenta de altura y un metro noventa y dos de anchura.

las_floreras

Si tradicionalmente la primavera se asociaba con la diosa Flora, en esta ocasión el artista neoclásico ha representado la escena con una asombrosa cotidianidad. Un joven casi de espaldas, oculta su rostro al espectador y se encuentra vestida como una de las majas de la época, está entregando un ramillete de flores silvestres a una mujer que parece algo mayor que ella y que pasea por el campo con un niño de la mano. Tras ellas, un hombre barbado y con la piel curtida pretende darle un susto con un conejo que lleva en la mano haciendo un guiño al espectador para que guarde silencio.

En la representación del verano, también conocida por La Era, Goya introduce un mayor número de personajes. Es una cuadrilla de campesinos que se encuentra descansando tras la siega del trigo; el artista mantiene el ambiente jovial y jocoso que en las composiciones anteriores, de modo que podemos ver como tres labriegos ensalzan a un cuarto para que continúe bebiendo pese a estar ya medio descamisado. En la escena también aparecen madres que dan de comer a sus hijos, otros hombres descansando o durmiendo e incluso uno de ellos sigue con las labores ara acabar el trabajo antes de que estalle la tormenta veraniega que presagian los oscuros nubarrones del cielo. En la composición destacan los montones de trigo, conocidos como gavillas, ya apilados que se contrarrestan con las formas del castillo medieval que descansa a la izquierda de la composición. la_era

Para terminar con el análisis de los cartones del ciclo de Las Estaciones nos encontramos con la escena que hace pareja con el verano, El invierno o La nevada. Sin lugar a dudas, este es el más duro de todo el ciclo y en él ya se ha perdido ese ambiente distendido que reinaba en las demás composiciones. En la composición encontramos cinco personajes que tratan de avanzar por un campo nevado soportando las inclemencias del frío y la nieve; junto a ellos un perro y detrás un burro que lleva a cuestas un cerdo abierto en canal puesto que en invierno era la época de la matanza.
300px-francisco_de_goya_y_lucientes_016

Categorías: Neoclasicismo, Pintura