Arte

Inicio Pintura Pinturas de Le Train Bleu

Pinturas de Le Train Bleu

Publicado por A. Cerra

Salón del Train Bleu

Este imponente conjunto de pinturas se encuentran en los techos y paredes de un restaurante de París. Concretamente en el restaurante Le Train Bleu (El Tren Azul) que se halla en la primera planta de la estación de ferrocarril parisina Gare de Lyon. Un edificio que se inauguró en el año 1901 con motivo de la celebración de la Exposición Universal de ese año.

Y es que es habitual que las grandes Exposiciones Universales del pasado legaran importantes edificios a las ciudades donde se celebraban. En la misma París se alzó la Torre Eiffel en 1889 para la Exposición de ese año. O en 1851 se construyó el Crystal Palace de Londres por idéntico motivo. Algo que también ha ocurrido en el siglo XX, por ejemplo con el magnífico Atomium que se levantó en Bruselas para su Exposición Universal de 1958.

De esta manera en 1901 se abrió esta estación para dar servicio a la compañía ferroviaria Paris-Lyon-Marsella. Y se hizo a lo grande, con una monumental fachada y un gran Torre del Reloj que se eleva hasta los 64 metros de altura. Todo ello proyectado por el arquitecto Marius Toudoire, quien concibió el edificio como si se tratara de un enorme y moderno palacio.

Y en todo gran palacio hay un salón principal y aquí es el espacio que alberga el restaurante, en cuyo techo hay más 40 escenas con paisajes de los diferentes lugares que atravesaba aquel ferrocarril. Unas escenas en las que participaron más de una veintena de artistas, entre los que se puede nombrar a René Billotte, Henri Gervex o Gaston Casimir Saint-Pierre o François Flameng, todos ellos valorados en su época como grandes pintores decoradores.

Pero no solo pintaron paisajes de ciudades como Marsella, Mónaco o la cumbre del Mont Blanc en los Alpes. También en ese complejo programa decorativo aparecen los retratos de personajes vinculados con aquella compañía ferroviaria, así como las efigies de personalidades de comienzos del siglo XX.

Por otra parte hay que decir que todo el programa ornamental del actual restaurante Le Train Bleu no solo se sustenta en las pinturas. En realidad, se trata de todo un conjunto que incluye también molduras, tallas de madera, mobiliario, lámparas de araña, un sinfín de detalles y por supuesto las pinturas, que pese a lo que pueda parecer, no son frescos, sino pinturas al óleo sobre lienzo.

En definitiva, este conjunto artístico es una buena muestra del mítico París de La Belle Epoqué, y de hecho está catalogado en Francia como Monumento Histórico. Y afortunadamente hoy en día se puede disfrutar en todo su esplendor, ya que fue objeto de una profunda restauración en el año 2014.

Categorías: Pintura