Arte

Inicio Románica Ricardo Corazón de León contra Saladino

Ricardo Corazón de León contra Saladino

Publicado por A. Cerra

Esta imagen es una de las muchas ilustraciones que aparecen iluminando el Salterio de Luttrell, un libro de salmos que se escribió y pintó sobre pergamino aproximadamente entre los años 1320 y 1340 por encargo de Sir Geoffrey Luttrell, un noble británico de Linconlnshire. Y en la actualidad este Salterio se conserva en la British Library, la Biblioteca Británica de Londres.

Salterio de Luttrell

Un libro de oraciones en el que Luttrell no solo disponía de imágenes alusivas a esos rezos, sino que también se incluyen escenas que hacen mención tanto a su condición social de poder, así como a su historia personal o los sucesos con los que se identifica. Por ejemplo, hay miniaturas en las que se ve con todo detalle los entretenimientos de los que disponían los aristócratas de la época. Así como es un excelente documento para conocer su armamento, sus comidas o como se trabajaban los campos agrícolas.

Pero entre todas esas miniaturas aparece una que es la que aquí mostramos. Una escena en la que se ve la lucha entre un caballero y un jinete sarraceno, una clara representación o alusión a las Cruzadas que tan de moda y tan importantes fueron durante la Edad Media.

Y si hablamos de la Cruzadas y de Gran Bretaña, inmediatamente hay que referirse al mítico Ricardo Corazón de León. Así pues esta lucha entre dos caballeros, tradicionalmente se ha identificado como un combate entre el rey inglés y el no menos famoso sultán Saladino.

En este caso podemos ver como a Ricardo Corazón de León se le identifica por su símbolo heráldico de tres leones superpuestos sobre fondo rojo, que se ven en tres sitios diferentes: el escudo, la protección que lleva sobre los hombros y en la gualdrapa que protege al caballo.

Mientras que Ricardo es la representación de un rey que es un modelo de magnanimidad y valentía, la representación que se hace de su oponente, el sultán Saladino es casi caricaturesca. Por ejemplo, su previsible tez oscura aquí se transforma en un rostro de color azul que además tiene un gesto extraordinariamente antinatural. Similar al de la cara que se ve en el escudo.

Y vemos como Ricardo lo está alanceando para desmontarlo del caballo. No obstante hay que decir que esta representación tendría poco que ver con la realidad, ya que se nos está mostrando un combate entre caballeros, con todo tipo de ornamentos y con gestos más propios de un torneo que de una batalla verídica.

Categorías: Románica