Arte

Inicio Pintura, Romanticismo Tormenta de nieve de Turner

Tormenta de nieve de Turner

Publicado por A. Cerra

Joseph Mallord William Turner es un pintor romántico que vivió entre los años 1775 y 1851. Pero pese a esas lejanas fechas, se trata de un verdadero revolucionario en el arte de la pintura que se adelantó enormemente a su tiempo, y en algunas de sus obras se ven elementos que se anticiparon décadas e incluso un siglo a corrientes posteriores como el Impresionismo o la Pintura Abstracta.

Tormenta de nieve de Turner

Tormenta de nieve de Turner

En esta línea un grandísimo ejemplo es este óleo titulado Tormenta de nieve. Basta con ver esa obra para apreciar cómo fue capaz de alejarse de los paisajes realistas de su época y prescindir por completo de las imperantes representaciones figurativas.

Es una pintura en la que existe una fuente de luz bien definida, que al mismo tiempo enturbia todos los objetos que componen la imagen. En este caso lo logra con el efecto atmosférico de la nieve sobre una embarcación que navega, pero en otros casos, como en su famosa Lluvia, vapor y velocidad, hizo algo semejante aprovechando el vapor de la novedosa, por entonces, máquina del ferrocarril.

De hecho aquí también se trata de un barco de vapor. Una maquinaria que le llegó a obsesionar a Turner. Y que en este caso convierte en todo un símbolo de la capacidad del hombre para luchar contra las todopoderosas fuerzas de la naturaleza.

Y esta era la otra gran pasión de Turner, los efectos climáticos, a veces brutales. Incluso se cuenta que llegó a ordenar que le ataran al mástil de un barco para presenciar una tormenta en el mar, para luego poder trasladar toda su fuerza a sus cuadros.

Aquí vemos al barco que lucha contra la tormenta y contra el oleaje. Todo es inmenso en el cuadro. Une el cielo y el agua, el vapor con las nubes. Todo es de una fuerza descomunal. Y es que le atraía este tono trágico, casi apocalíptico. Algo que se relaciona con su carácter bastante pesimista.

Turner es capaz de representar todo eso solo con color y con luz. Tan apenas hay formas definidas y reconocibles. La imagen queda totalmente definida por los tonos azules y verdes del mar y del cielo. Solo unas pinceladas amarillas nos permiten identificar las chimeneas del vapor de vapor, cuyo nombre era Ariel. También se distingue un pequeñísimo ojo de buey en color rojo reflejado en las olas. Y unas pinceladas indican las ruedas de la embarcación.

La gran incógnita que rodea las pinturas de William Turner es qué técnica utilizó para plasmar sus transparencias únicas, y la velocidad que imprime a la tela. Para ello usaba una pincelada frenética, tan agitada e impredecible como la escena que nos presenta.

Categorías: Pintura, Romanticismo

No hay comentarios para “Tormenta de nieve de Turner”