Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Triángulo de colores de Albers

Triángulo de colores de Albers

Publicado por A. Cerra

La representación más tradicional del espectro de colores se ha hecho a partir de una circunferencia. Sin embargo, no es el único modo de plasmar el abanico cromático. Por ejemplo, el artista alemán Josef Albers (1888 – 1976) se inventó la estructura triangular para plasmar este asunto de las variantes cromáticas.

Fue un triángulo de colores que creó para usarlo durante sus años de docencia en la Escuela de la Bauhaus, en Dessau, Alemania, donde precisamente daba clases en la asignatura de la Teoría del Color. Una tarea con la que continuó años después en la Universidad de Yale, en Estados Unidos, adonde se vio obligado a emigrar desde su país natal con el ascenso del nazismo.

Triángulo de colores de Albers

En esta otra forma de un triángulo equilátero, Albers ubica los tres colores primarios en los tres ángulos de la figura geométrica. Mientras que los colores secundarios los coloca entre esos tonos primarios de los que están compuestos. Pero además también incluye el gris. Es precisamente en los triángulos invertidos en los que va incluyendo los tonos en los que interviene un porcentaje de gris, variando así la tonalidad.

En realidad, lo que le interesaba mucho a Albers como teórico y también como artista de vanguardia, era la interacción entre los colores, y sobre todo entre las gradaciones de un mismo color, de manera especial cuando sus bordes son adyacentes. Esto lo plantea en este Triángulo de Colores y desde luego es un asunto al que vuelve en reiteradas ocasiones cuando pinta su icónica serie de Homenaje al Cuadrado, donde los colores en gradación se yuxtaponen, y parecen avanzar o retroceder según a cual enfoque el ojo del espectador.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX