Arte

Inicio Barroco, Neoclasicismo, Pintura Caravaggio y Goya: Jugadores de Cartas

Caravaggio y Goya: Jugadores de Cartas

Publicado por Laura Prieto Fernández

Los juegos de cartas son una temática tradicional en la pintura desde la antigüedad, son muchos los cuadros en los que se plasman las diversas formas de ocio de todas las etapas, en esta entrada analizaremos dos obras emblemáticas que representan la ociosidad de los protagonistas.

En los últimos años del siglo XVI, en torno a 1595, el artista más representativo del estilo barroco italiano Michenlangelo Mersi si Caravaggio más conocido sencillamente como Caravaggio, realizó el que por muchos historiadores se ha considerado el último cuadro que cierra la etapa de formación del artista, Los jugadores de cartas. La obra fue encargada por el cardenal italiano Francesco Maria di Monte para su propia colección y la obra hacía supuestamente pareja con otro lienzo pintado por el artista en el que se representaba la Buenaventura.

Jugadores_de_naipes

La obra de formato casi cuadrangular cuenta con unos ciento diez centímetros de anchura y cien de altura y fue pintada siguiendo la técnica del óleo sobre lienzo; en ella se observa a dos hombres jugando a las cartas mientras un tercero hace señales a su compinche para decirle las cartas de su contrincante. De esta manera el artista representa como en ocasiones la ingenuidad de los hombres buenos es aprovechada por los malvados en su favor. Ambientada en un interior la obra cuenta con una luz clara y luminosa alejada del tenebrismo que años más tarde cosecharía el artista en sus lienzos más conocidos.

Siguiendo esta misma temática de los jugadores de cartas y del engaño en la segunda mitad del siglo XVIII, 1777, el artista zaragozano Francisco de Goya realizó un lienzo que había se servir como soporte para la fabricación de tapices en la Real Fábrica de Tapices. La obra debía de decorar el Salón del Palacio del Pardo de Madrid junto con otros diez lienzos en los que se representaban escenas campestres y entre los que podemos destacar a los Niños inflando una vejiga o La cometa.

The_Cardsharps

En esta ocasión el artista español sitúa la escena en un ambiente exterior, donde los hombres ataviados según los cánones de la época –como majos- juegan a las cartas a la sombra de un árbol. En esta ocasión una pareja de hombres mira con preocupación las cartas que les han tocado mientras en uno de los lados descansa un sombrero con la apuesta del juego. Mientras tanto, el jugador ataviado con pantalones rojos y chaquetilla amarilla alza la vista hacia sus compinches que a la sombra del árbol le hacen gestos.

Es precisamente el ambiente lumínico una de las facetas más destacadas del cuadro de Goya, en el que se aprecian los contrastes entre luces y sombras proyectadas por la capa azul que cuelga de las ramas del árbol. La factura suelta de la pintura aún deja intuir el magnífico dibujo del artista y su capacidad creativa, en una obra que representa el ambiente del Madrid del XVIII y que comparte con la obra de Caravaggio la picaresca del juego y del hombre.

Categorías: Barroco, Neoclasicismo, Pintura