Arte

Inicio Neoclasicismo, Pintura La muerte de Marat, David

La muerte de Marat, David

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Muerte de Marat es una obra pintada por Jacques-Louis David, su amigo y uno de los más grandes pintores de época neoclasicista.

Jean Paul Marat fue un conocido escritor que durante la revolución Francesa fue muy cercano a la corriente jacobina, Marat escribía grandilocuentes discursos capaces de conmover a las masas, lo que le valió el respeto de un joven David que aún no había cosechado demasiados éxitos en la corriente pictórica. El 13 de julio de 1793 el escritor suizo fue asesinado por Charlotte Corday una joven partidaria del grupo de los girondinos que prometió a Marat una lista con los nombres de algunos traidores de la Revolución Francesa; se citaron en casa de Marat mientras él tomaba un baño para aliviar los picores producidos por una enfermedad cutánea y allí fue donde la joven Charlotte acabó con la vida del escritor de una puñalada.

El joven David representa a un Marat ya casi muerto, desangrandose en su bañera mientras todavía sostiene en sus manos la pluma y el papel que estaba escribiendo. Se trata de una escena realista pues el artista habría visitado a su amigo el día anterior a su muerte y representa con gran realismo la escena: el cajón de madera, la sábana de la bañera o el paño que cubre la cabeza de Marat son elemento que según el pintor, él mismo había visto cuando fue a visitar a Marat el día antes de su muerte. Si bien es cierto que el ambiente es de lo más realista, la figura del escritor parece idealizada, su piel no muestra rastro alguno de su enfermedad y el hecho de aparecer escribiendo tilda al cuadro de un ambiente heroico que difícilmente podemos pasar por alto.

La composición se realiza a base de verticales y horizontales. La mitad superior del cuadro aparece vacía, centrándose todos los elementos en la mitad inferior. Marat es representado en su último suspiro de vida, su rosto girado hacia el espectador, adquiere una paz que ya no deja lugar al dolor; su brozo sin fuerzas, se desploma hacia el suelo con la pluma aún en la mano, a su lado aún aparece el puñal que le arrebató la vida.

La hoja que el escritor sostiene en la mano, es la lista de traidores que le había pasado su asesina y en ella se puede leer:

…evidenciando así el nombre de la asesina para que no pasara por alto. Mientras en los papeles que se haya sobre el cajón de madera David ha expuesto parte del trabajo de Marat, en ellos se puede leer:

…evidenciando la condición de héroe del jacobino y la justicia de su causa.

Ningún elemento en la obra de David es superfluo. La luz suave y brillante que ilumina el cuerpo de Marat nos remite a las composiciones de los mártires cristianos y a algunas obras caravaggiescas. El brazo caído y sin vida nos remite a la Piedad de Miguel Ángel u otras obras que tratan el descendimiento y la muerte de Cristo. Haciendo un ejercicio de síntesis visual, podemos apreciar la intencionalidad del artista de otorgar a la causa revolucionaria un matiz heroico y cristiano.

Categorías: Neoclasicismo, Pintura