Arte

Inicio Escultura, Románico Tímpano románico de Santa María de Santa Cruz de la Serós

Tímpano románico de Santa María de Santa Cruz de la Serós

Publicado por A. Cerra

Esta iglesia románica situada en la población de Santa Cruz de la Serós, al norte de la provincia española de Huesca, es uno de los máximos exponentes de la arquitectura y la escultura rural de estilo artístico de la Edad Media.

Dentro de todo el conjunto escultórico que atesora, una de sus partes más destacadas es el tímpano que corona la portada occidental de acceso al templo. Allí se puede ver el típico crismón de la época. Un crismón con los anagramas en caracteres griegos que dan nombre a Jesucristo y a la Trinidad.

Tímpano de Santa María de Santa Cruz de la Serós

Tímpano de Santa María de Santa Cruz de la Serós

En este caso el crismón está flanqueado por dos leones, al igual que se puede ver en la cercana Catedral de Jaca, a cuya diócesis pertenecía y pertenece la iglesia. Pero con la diferencia, de que en el templo bajo la advocación de Santa María de Santa Cruz de la Serós, no aparecen las figuras del penitente, ni el oso ni el basilisco, como si se identifican en el templo catedralicio jaqués.

El significado de estos ornamentos en relieve viene a ser como marcar la separación física entre dos mundos. Entre el terrenal del exterior del templo y el mundo celeste al que se accede adentrándose en la iglesia. E incluso, se puede leer una inscripción que aclara este simbolismo. La inscripción reza:

“Yo soy la puerta accesible. Entrad fieles. Yo soy la fuente de la vida. Todos los que penetraren en este bienaventurado templo de la Virgen que tengan más sed de mí que de vino”.

Se trata de una idea sobre las iglesias que prácticamente se remontan a los mismos orígenes de los templos cristianos. Como ejemplo, a escasos kilómetros de Santa Cruz de la Serós se encuentra el magnífico monasterio de San Juan de la Peña, donde se conserva como una de sus partes más antiguas la vieja iglesia mozárabe construida hacia el siglo X. En el acceso a esa iglesia primitiva del conjunto monástico también hubo una inscripción que decía que a través de esa puerta se abre el camino del Cielo a todo fiel que se esfuerce en unir a la fe los mandamientos de Dios. No obstante, en la actualidad la piedra donde se labró esa inscripción ya no está en su emplazamiento original sino en la entrada al claustro construido en época posterior.

Pero volviendo a la iglesia de Santa Cruz de la Serós, por cierto un templo que pertenecía a un monasterio femenino que hubo en la localidad, su tímpano con el crismón no es lo único destacable de esta portada occidental. Hay más elementos de enorme interés. Como los canetes esculpidos situados en el tejaroz de este cuerpo de la iglesia. O lo capitales situados en las jambas de la portada abocinada. O las bolas talladas en una de las arquivoltas. O el ajedrezado jaqués que cierra el arco mayor de todo el conjunto de la portada. Es derir, el repertorio románico más habitual en esta zona del norte de España.

Categorías: Escultura, Románico