Arte

Walter de María

Publicado por Laura Prieto Fernández

Walter de María (1935 – 2013) fue una de las grandes figuras artísticas del siglo XX. Su obra, si bien fue aclamada por la crítica suscitó algunas reticencias entre el gran público, pero a día de hoy su legado artístico resulta muy valorado en los círculos del arte contemporáneo. A medio camino entre el minimal, la instalación y el Land Art el artista estadounidense recorrió un largo camino que nos ha dejado importantes obras de arte.

Walterdemaria1

Su formación artística comenzó en la Universidad de California hasta que en la década de los sesenta se trasladó a Nueva York. Allí realizó sus primeras esculturas de madera y posteriormente comenzó a trabajar con metal. En 1966 exhibió su primera muestra individual en Cordier & Ekstrom y pocos meses después sus piezas se encontraban en el Museo Judío de la ciudad neoyorquina. A partir de los años setenta su carrera artística viró hacia las grandes instalaciones del Earth Work, la tendencia que más reconocimiento le otorgaría al autor.

Entre sus grandes obras destaca el Campo de Relámpagos, una instalación creada en 1977 en el desierto de Nuevo México y que consistía en un total de 400 postes de acero inoxidable con más de cinco metros de altura cada uno que el artista dispuso linealmente a lo largo de una vasta llanura y que en las frecuentes tormentas del desierto actúan como verdaderos pararrayos atrayendo los relámpagos hacía sí. En realidad la obra, tan sólo se encuentra completa en el momento en el que los postes metálicos atraen los rayos por lo que a lo efímero de instalación se le suma la belleza natural y la intervención en el paisaje, dos de los aspectos más destacados del Land art.

El mismo año Walter de María llevó a cabo una intervención en una amplia sala del Soho, su obra Earth Room, en la que el artista llenó los más de 330 metros de una galería con 127 toneladas de tierra oscura. Con su concepción del arte De María nos recuerda el origen del hombre dentro de una de las urbes más colosales del planeta.

Especial atención merece su Kilómetro Roto en la que unas quinientas barras de latón con forma triangular se disponen en el suelo de una galería en cinco líneas paralelas. Los casi dos metros que mide cada una de las barras suman ese kilómetro que el propio artista ha roto en su instalación. En un complicado juego de perspectiva el artista separa los espacios que quedan entre las barras de manera que el espectador sólo puede apreciarlo al pasear junto a la famosa instalación.

Walterdemaria3

La obra del artista estadounidense desemboca a medio camino entre lo poético y lo filosófico. Las intervenciones del artista, siempre a gran escala, alteran el orden natural del espacio que los rodea modificando el paisaje ya sea natural o urbano, sin embargo la simplicidad de recursos que Walter de María ha utilizado en sus obras puede relacionarse con la premisa del minimalismo para el que “menos siempre es más”.

Categorías: Escultura, Vanguardias Artísticas del siglo XX