Arte

Inicio Neoclasicismo, Pintura Asmodea o La visión fantástica, Goya

Asmodea o La visión fantástica, Goya

Publicado por Laura Prieto Fernández

Asmodea o La visión fantástica es una obra del pintor neoclasicista Francisco de Goya (1746 – 1828) realizada para una de las paredes de su propia casa conocida como La quinta del Sordo a través de la técnica del secco en la que el óleo se aplica sobre una capa de yeso que tiene la pared.

La obra pertenece a una serie de pinturas denominadas como Pinturas Negras, son un total de catorce pinturas murales realizadas entre 1819 y 1823 en las que el artista plasma sus controvertidos sentimientos no sólo sobre los acontecimientos políticos que se estaban desarrollando en esa época con el Trienio Liberal sino también su propia situación personal; los macabros temas que representa el artista y la oscuridad de la paleta es lo que les ha conferido la denominación de Pinturas Negras. Las catorce obras decoraban dos habitaciones distintas de La quinta del sordo, una en la planta baja y otra en la superior; están pintadas sobre frescos anteriores que algunos historiadores han atribuido al mismo Goya y que éste reaprovechó en algunas de las pinturas.

Vision_fantástica_o_Asmodea_(Goya)

En esta ocasión el pintor neoclásico representa una obra cuya iconografía y significación ha sido más que discutida: un demonio popular entre la sociedad española de su tiempo, se trata de Asmodea aunque en aquella época era más conocido en España como Diablo Cojuelo. Este personaje estaba muy relacionado con las interpretaciones musicales y la danza y aparece por primera vez en El libro del profeta Tobías; en él, se relata como Asmodea enamorado de una joven llamada Sara mató en la noche de bodas a todos y cada uno de los maridos de la muchacha hasta que el hijo del profeta pudo encadenar al demonio con ayuda del arcángel Gabriel en Egipto y casarse con Sara.

Con todo la obra de Goya no se relaciona demasiado con este pasaje, de hecho Asmodea está representado como una mujer con manto rojo que viaja con un hombre sobre una nube y le muestra su destino en un montículo en el cual se divisa una edificación parecida a una plaza de toros. En realidad parece que la obra de Goya se relaciona mejor con la representación iconográfica de El diablo cojuelo una obra literaria de Vélez de Guevara.

Otras interpretaciones relacionan la obra con otra de las pinturas negras que hizo el artista por aquella época Vuelo de brujos, de hecho relacionando las dos obras el Museo del Prado cataloga esta obra como El aquelarre.

En la zona inferior de la obra vemos elementos característicos de la obra goyesca, soldados con uniformes franceses y en la lejanía una batalla estos elementos harían referencia a la situación política española, las luchas contra los franceses etc.

En cuanto al colorido no presenta muchas novedades con respecto a otras pinturas negras, los colores dominantes son los negros, ocres, marrones… el acabado es poco pulido en toda la obra ero la carga de pintura utilizada en la zona inferior es mucho mayor que en la superior. Por otra parte merece la pena destacar los efectos atmosféricos con los que el artista puede representar la atmósfera existente en la obra.

Categorías: Neoclasicismo, Pintura