Arte

Inicio Barroco, Pintura «Las Meninas» de Velázquez (II)

«Las Meninas» de Velázquez (II)

Publicado por Chus

Tabla de contenidos de Las Meninas

  1. “Las Meninas” de Velázquez (I)
  2. «Las Meninas» de Velázquez (II)

El centro de la escena lo ocupa la infanta Margarita, hija mayor de los reyes, que contaba entonces cinco años, de pie frente al espectador en cuya dirección mira la niña. A ambos lados se sitúan sus doncellas de honor, las damas portuguesas Doña Agustina Sarmiento de Sotomayor, que aparece en ademán de hacerle una reverencia ofreciéndole una bandeja con un vaso para el agua y Doña Isabel de Velasco, haciendo también una reverencia, tal vez como indicaba el protocolo de palacio, son las “meninhas”, de ahí el nombre del cuadro. A la derecha vemos a la enana Mari Bárbola, de origen alemán, que estaba a su servicio y formaba parte de su séquito, que también mira al espectador. A su lado Nicolasillo (un paje), que posa su pie izquierdo en el perro mastín grande y apacible que, tumbado también mira al espectador o hacia los reyes, si allí estuviesen situados. Más atrás, un hombre de negro con las manos cruzadas sobre el cinto, que parece ser Diego Ruiz Azcona, ayo de los Infantes de España, está al lado de una mujer vestida con toca y traje blancos y manto negro (atuendo característico de una viuda), es Doña Marcela de Ulloa, Camarera Mayor de la princesa.

infanta_margarita.jpg

Además de ser una serie de magníficos retratos, esta obra supone la culminación de la creación ambiental, con un recinto matizado por varios focos de luz, estando el principal a la derecha y varios secundarios, incluidos la puerta del fondo, recurso que, además acrecienta la perspectiva y que ya había utilizado el pintor en otras obras, como en “La fragua de Vulcano”. La alternancia de zonas de diferente intensidad luminosa le permite obtener a Velázquez los efectos de profundidad en una habitación cerrada. Todo el cuadro está envuelto en una luz dorada, donde se palpa la atmósfera. Técnicamente, la pincelada es variada, con partes en la que ésta está perfectamente acabada, como por ejemplo en el pelaje del perro, y con otras en la que ésta es suelta y vaporosa, como en los vestidos o en el pelo de la infanta, que semeja hilillos de seda dorada.

En la paleta que sujeta el pintor en su retrato aparecen todos los colores que utilizó para pintar el cuadro, haciendo así un guiño al espectador acerca de su oficio. Es uno de esos aspectos que hacen de Velázquez un pintor barroco, no en el sentido de Rubens, agitado y violento, sino en otro más sutil, de equívocos y juegos con el espectador.

La composición resulta ingeniosa, con un dibujo natural y correcto, en el que se respira el vapor de la sala que envuelve y aleja los objetos, siendo un prodigio de dos tipos de perspectiva, la lineal y la aérea. Para muchos autores es te cuadro es la proyección espiritual de la imagen de la idea íntima de Velázquez y no la simple imitación de lo natural. Es la búsqueda de la nobleza de este arte que tanto obsesiona a los pintores del Siglo de Oro que luchan por ser considerados artistas y no artesanos. Tal vez el haberse retratado el propio pintor en el lienzo nos da idea de la alta consideración en la que éste tenía su arte, al ponerse al mismo nivel que la familia real, a la par que dejaría muestra de su familiaridad con la misma.

Categorías: Barroco, Pintura