Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Pareja de ancianos de Mabuse

Pareja de ancianos de Mabuse

Publicado por A. Cerra

Jan Gossaert, más conocido como Mabuse, es un artista muy importante en la evolución de la pintura flamenca. Y todo ello debido a un viaje de enorme influencia que hizo a Roma.

Mabuse tras acabar su formación en la ciudad de Brujas, alcanzó el rango de maestro en Amberes en 1503, y muy pronto entró a trabajar para Felipe de Borgoña. Un personaje que como obispo tuvo que ir al Vaticano en 1508, un viaje en el que le acompañó su séquito, incluido el pintor.

Pareja de ancianos de Mabuse

La estancia en Roma iba a ser determinante para Mabuse. Se dedicó a pintar monumentos antiguos y descubrir el arte clásico. Y todo ese bagaje se le llevó de vuelta a los Países Bajos, siendo él el verdadero introductor del arte renacentista en esas tierras del norte de Europa, especialmente el inspirado en Roma, llamado estilo romanista. Una influencia que le iba a dar un giro muy importante al arte flamenco y la tradición que venía de artistas como Rogier van der Weyden o los hermanos Van Eyck. Una tradición en la que el propio Gossaert se había formado y había creado importante obras maestras como su Adoración de los Magos.

Pero el viaje a Roma cambió esos conceptos, y aprovechando que tanto la citada Adoración de los Magos como la Pareja de ancianos están en el mismo museo, la National Gallery de Londres, se puede ver muy claramente la evolución del artista.

Aunque en otra obra suya, como es el Díptico de Jean Carondelet vemos dos retratos, este de los ancianos hay que considerarlo su único retrato doble en una misma tela. Se desconoce su identidad, aunque muy posiblemente sean burgueses, más que aristócratas.

La presentación de ambas figuras es en un formato de busto sobre un fondo verde. Ese fondo y la luz que viene de arriba le dan unidad al conjunto. Donde además hay detalles muy interesantes.

Por ejemplo, en el sombrero del hombre hay una especie de broche donde Mabuse con el tradicional gusto por la miniatura flamenca ha pintado una pareja joven desnuda y con una cornucopia como símbolo de frescura y de abundancia. Tal vez en una especie de broma sobre la edad avanzada de los dos personajes, en los que se ven claramente las arrugas y sin que abra la boca ese hombre, sabemos que tiene muy pocos dientes.

Todo es muy naturalista, y al mismo tiempo consigue otorgar dignidad el retrato. Son dos personajes que son ancianos, saben que están al final de la vida y lo llevan con estoicismo. Sin duda una maravillosa instantánea de esas dos personas a los que el retrato les aporta un aplomo de aires monumentales.

No se sabe la fecha exacta de la obra, y de hecho en la propia National Gallery londinense da un amplio margen de años para su datación. Desde 1510 hasta 1528.

Categorías: Pintura, Renacimiento