Arte

Inicio Vanguardias Artísticas del siglo XX Vitrina pastelera I de Oldenburg

Vitrina pastelera I de Oldenburg

Publicado por A. Cerra

El artista Claes Oldenburg entre los años 1960 y 1065 se centró en la realización de obras de carácter tridimensional, en las que representaba con yeso pintado alimentos y comidas de la sociedad norteamericana, tanto individualizadas como sus famosos bocadillos de hamburguesas, como dispuestas al estilo de un escaparate, tal es el caso de esta Vitrina Pastelera I, que como nos indica su numeración fue objeto de inspiración para otras obras suyas.

Vitrina Pastelera I de Oldenburg

Vitrina Pastelera I de Oldenburg

Concretamente la Vitrina Pastelera I la realizó entre los años 1961 y 1962, y para ello realizó esculturas en yeso que posteriormente pintaba cuidadosamente, y con el mayor parecido a los pasteles reales. Posteriormente, estas réplicas las colocaba sobre fuentes y platos de cerámica, y tampoco dudaba en utilizar copas de metal o las propias vitrinas expositoras. En definitiva, realiza un verdadero escaparate, si bien no se trata de una obra publicitaria, sino que hay algo más tras este montaje tan realista.

Esas primeras obras a medio camino entre la pintura y la escultura, le llevó a seguir adentrándose hacia la representación de otros objetos muy cotidianos, y presentes en cualquier hogar, como pueden ser los objetos de consumo o los aparatos mecánicos y electrodomésticos. Para cuya confección usaba materiales variados como el vinilo o el plexiglás.

El resultado siempre son obras de gran tamaño, en muchas ocasiones a una escala mucho mayor que la real, y que con el tiempo, pese al aspecto blando que tienen todas sus creaciones se acabaron por convertir en obras monumentales. Si bien, tras esa representación siempre se puede apreciar el interés del artista por descontextualizar esos objetos, y de alguna forma plantearnos una parodia, e incluso llegando a lo grotesco. No obstante, en todas esas representaciones de lo más cotidiano, también siempre hay algo de sorprendente dentro de sí, ya sea por su descomunal tamaño, por las texturas que poseen o por los materiales empleados en su ejecución.

Oldenburg, para la creación de este tipo de obras contó con la colaboración de su esposa, la escultora y crítica de arte Coosje van Bruggen. Y entre ambos realizaron sus peculiares creaciones que de alguna forma se anticiparon al Por Art. Sobre todo por el tono ácido y de crítica social que llevan incluido. Aunque la enorme pulcritud y calidad de sus acabados, fruto de unas facturas realmente impecables, lo distancia un tanto de otros artistas de aquel movimiento.

A Oldenburg realmente se le puede considerar más un constructor de objetos que un pintor o un escultor.

Categorías: Vanguardias Artísticas del siglo XX