Arte

Inicio Arquitectura, Barroca Basílica de los Catorce Santos, Neumann

Basílica de los Catorce Santos, Neumann

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Basílica de los catorce santos se encuentra en la región alemana de Oberfranken en el Estado Federado de Baviera, dentro de un entorno rural en las inmediaciones del río Main. El templo fue mandado construir por el abad del cenobio de Langheim en conmemoración a la aparición milagrosa del Niño Jesús a un pastor en el Siglo XV.

800px-VierzehnheiligenPlan

Según la leyenda el pastor del monasterio de Hermann Leicht pudo observar hasta tres veces a un pequeño niño llorando en el bosque, fue precisamente en la tercera de estas apariciones cuando le encomendó, junto con catorce santos, la tarea de construir un templo en su honor. Los monjes franciscanos de Leicht dispusieron una capilla en su monasterio en honor a la aparición convirtiéndose ésta en muy poco tiempo en lugar de peregrinación.

En el XVIII el abad de Langheim escogió al arquitecto Heinrich Krohne para diseñar la basílica que honrara a los Catorce Santos, el religioso pensaba en un templo de planta centralizada con el altar dedicado a los catorce santos en el centro pero Krohne planteó una iglesia de cruz latina con la cabecera tan desviada que finalmente el altar central quedaba desviado hacia una de las naves. Este hecho unido a la intercesión en el proyecto del obispo de Bamberg hizo que Krohne fuera relevado en 1744 por Neumann (1687 – 1753).

Neuman planteó un templo de gran originalidad que parte de la concepción cruciforme, diseñó las naves como si de tres óvalos enlazados se tratara mientras que el espacio del crucero está formado por dos espacios circulares. El espacio central y punto focal de toda la composición es el óvalo central de las naves donde se encuentra el altar dedicado a los Catorce Santos como el abad había dispuesto. Así el arquitecto planteó una nueva visión arquitectónica en pleno siglo XVIII, la conjunción de espacios centralizados y longitudinales como nunca se había hecho en Alemania.

El exterior constructivo con fachada, flanqueada por dos altas torres que se cubren con cúpula gallonada y un altísimo tambor, no deja adivinar la riqueza decorativa desarrollada en el interior del templo. El interior es un espacio diáfano y bien iluminado en el que merece especial atención los estucos de Feuchtmayer y Übelher que junto con los frescos de Giuseppe Appiani hacen de este templo una de las mejores joyas constructivas del arte alemán.

Basilica_interior

El altar de los Catorce Santos fue diseñado en estilo rococó por Michael Küchel y el propio Neumann; en su interior se disponían doce de las catorce esculturas – Santa Bárbara y Santa Catalina se situaron en las capillas laterales- en tres alturas diferentes. El conjunto posee gran armonía y está engalanado por un preciosista baldaquino también de estilo rococó. Rodeando el altar aparece un banco corrido en forma de corazón.

Durante un tiempo las peregrinaciones a la basílica fueron suspendidas hasta que el emperador Luis I de Baviera decidió reinstaurarlas. A lo largo del XIX el papa León XIII tituló a a la iglesia como Basílica Menor y en el siglo XX se realizaron diversos trabajos de restauración y consolidación.

Categorías: Arquitectura, Barroca