Arte

Inicio Arquitectura, Barroca Antigua Basílica de la Virgen de Guadalupe

Antigua Basílica de la Virgen de Guadalupe

Publicado por A. Cerra

En la actualidad la devoción en México hacia la Virgen de Guadalupe es tanta que hay peregrinaciones constantes ante este templo, e incluso se construyó una nueva basílica moderna para alojar a todos esos fieles. Sin embargo, la estampa más emblemática es la Vieja Basílica de Guadalupe, una de las obras cumbre de la arquitectura barroca en México y en toda Hispanoamérica.

Antigua Basílica de Guadalupe en México

Su construcción se inició en 1694 siguiendo el proyecto de José Durán y Diego de los Santos, y no fue concluido hasta 1709, siendo entonces el director de la obras Pedro Arrieta.

Se construyó utilizando los materiales autóctonos de la arquitectura más tradicional. De ahí el uso de piedra grisácea chiluca y el característico tono rojo tezontle.

El esquema general del templo nos recuerda a la Catedral de Ciudad de México. Es decir, una planta basilical con cúpula central, y una fachada organizada por torres esquineras y un cuerpo central muy decorado, en el que se mezclan elementos de la arquitectura clásica y también de la novohispana.

Es una especie de fachada retablo dominada por las formas poligonales y curvas, que tanto éxito tuvo en la arquitectura mexicana de la época. Allí se mezclan formas de arcos clasicistas, con otros trilobulados, abocinados, apuntados y de cualquier forma que la imaginación y la técnica permita.
Lo cierto es que se ve la impronta del último arquitecto que trabajó en esta obra, Pedro Arrieta, uno de los más influyentes de la época, autor de otros edificios en la capital mexicana como la iglesia de la Compañía o el Palacio de la Inquisición. Un artista muy libre en sus influencias que lo mismo recurre a lo clásico que los recuerdos del gótico. En realidad, él plasma lo que iba a ser la llamada arquitectura novohispana, una variante dentro del Barroco Hispanoamericano, que se extendió por muchos templos de todo el país azteca.

Y es que conceptos similares a los que desarrolló en el Santuario de la Virgen de Guadalupe se siguieron empleando en las décadas siguientes en lugares como la iglesia de la Soledad de Oaxaca, la Catedral de San Luis de Potosí o en la iglesia de San Fernando en la misma Ciudad de México. Y no solo allí, también en la vecina Guatemala, donde llama la atención la Iglesia de la Concepción de la Ciudad Vieja de la capital guatemalteca.

Categorías: Arquitectura, Barroca