Arte

Inicio Arquitectura, Grecia El templo de Hera Lacinia en Agrigento

El templo de Hera Lacinia en Agrigento

Publicado por A. Cerra

En la isla de Sicilia, Italia, se puede ver uno de los mejores conjuntos de arquitectura de la Antigua Grecia. Concretamente en Agrigento, donde se mantienen en pie los resto de un buen número de estructuras en el Valle de los Templos. En otra ocasión os hablamos de uno de los más espectaculares: el Templo de la Concordia, y hoy os queremos mostrar el Templo de Hera Lacinia, que también se conoce como la denominación latina de esa deidad. Es decir, también os lo podéis encontrar citado como Templo de Juno.

Templo de Hera Lacinia de Agrigento

Es una obra data en la segunda mitad del siglo V antes de Cristo, y por lo tanto es un templo de orden dórico, como por ejemplo el Partenón de Atenas. Aunque es más pequeño. Es hexástilo, o sea, que tiene en sus dos fachadas cortas solo 6 columnas, por trece en las otras dos más largas. De manera que en total el templo tiene una anchura de casi 17 metros por 38 de largo.

Pero además en su planta se observan a la perfección los vestigios de cómo era en su integridad. Tenía una nave o naos, sin columnas, que estaba precedida por un pronaos y otra estancia denominada opistodomos. Además de un cella, el espacio más sagrado del recinto.

Por otra parte ha llegado en el lado norte en perfecto estado su esquema en alzado, de manera que vemos como las columnas sostienen un arquitrabe recto que a su vez soportaba un friso superior. Lo cierto es que gran parte esta conservación se debe a un esfuerzo de reconstrucción un tanto libre que se llevó a cabo en el siglo XVIII. Y es que se conoce que aquel templo de la colonia griega en Sicilia ya fue incendiado por los ataques cartagineses a finales del siglo V antes de Cristo. Y posteriormente, ya en tiempos de dominio romano se volvió a construir aunque con sustanciales cambios.

Todo ello no evita que tenga una estampa espectacular con 25 de sus 34 columnas en pie. Un magnífico testigo de los tiempos en los que los griegos de Rodas y Creta se asentaron en esta isla de la actual Italia, sobre todo en la zona de antigua ciudad de Akragas. Una urbe muy próspera que contó con un buen número de templos, no solo este de Hera Lacinia o el de la Concordia. Hoy en día se han identificado los restos monumentales de varios más dedicados a Hércules, al Zeus Olímpico, a los hermanos Castor y Pólux.

Categorías: Arquitectura, Grecia