Arte

Inicio Orfebrería, Prerrománica Cruz de la Victoria

Cruz de la Victoria

Publicado por Laura Prieto Fernández

La cruz de la Victoria es una de las mejores obras de orfebrería prerrománicas que se han encontrado hasta el momento y hoy es uno de los símbolos del Principado de Asturias.

Según explica la inscripción del reverso de la cruz, esta pieza fue realizada en los talleres de orfebrería del Castillo de Gauzón y donada en el año 908 a la Catedral de Oviedo, la cual se encuentra bajo la advocación del Salvador, por los monarcas asturianos Alfonso III y Doña Jimena.

Oviedo_-_Catedral,_Camara_Santa_02

En realidad la cruz de la Victoria –con 92 cm de alto y 72 de ancho- no es sino un estuche relicario que alberga, según la tradición, la cruz de madera que Don Pelayo blandió en la batalla de Covadonga contra los musulmanes en el 722. Sin embargo no hay consenso entre los historiadores a este respecto, y algunos estudios recientes desmienten esta teoría datando la cruz de madera en la época de Alfonso III.

Con forma de cruz latina –los brazos verticales son más largos que los horizontales- todos los brazos aparecen rematados en tres formas circulares con la excepción del brazo inferior que sólo lo hace en dos. Esto ha llevado a pensar a los historiadores que, en algún momento de la historia, esta pieza se configurara como una cruz procesional reservando este espacio para introducir el mástil y poder transportarla.

Posee un núcleo central que une la zona delantera y trasera y que servía como relicario para albergar un fragmento del lignum crucis sin embargo, este espacio fue sustituido posteriormente por una pieza de amatista.
El anverso de la cruz está mucho más trabajado que la parte posterior. La zona del círculo central y el arranque de cada uno de los travesaños están ricamente decorados con elementos que recuerdan a la orfebrería carolingia. La colocación alineada de las preciosísimas piedras o cabujones remite a modelos franceses de la época, al igual que la preciosista técnica de champlevé que representa escenas animales y vegetales relacionadas con La Creación del mundo y del hombre.

El reverso, o zona posterior, no aparece tan trabajado y en él, se encuentra la inscripción que explica el origen y comitente de la cruz: “Realizada por obra del rey Alfonso y Jimena, reina. Se consagra a San Salvador, titular de la Sede Ovetense. Este signo protege al piadoso. Este signo vence al enemigo. Fue elaborada en el castillo de Gozón en el año cuarenta y dos del reinado de nuestro señor en la era 946”. La inscripción realizada en piezas sueltas de oro fue soldada y fusionada posteriormente a la cruz y recuerda a la inscripción que aparece en otra famosa cruz del entonces reino asturiano, La Cruz de los Ángeles.

La pieza ha sufrido innumerables contratiempos, durante la Revolución de 1934 la Cámara Santa fue bombardeada y, aunque la cruz no sufrió demasiados daños, las posteriores restauraciones no fueron demasiado respetuosas con la obra. Además en 1977 la Cruz de la Victoria fue robada de la Cámara y tuvo que ser restaurada nuevamente.

Categorías: Orfebrería, Prerrománica