Arte

Inicio Arquitectura, Contemporánea Torre del Reloj de Chicago

Torre del Reloj de Chicago

Publicado por A. Cerra

Durante gran parte del siglo XX, la ciudad de Chicago, junto a Nueva York, ha representado a Estados Unidos como una de las grandes mecas de la arquitectura contemporánea en el mundo. Y gran parte de ese encanto arquitectónico se encuentra recorriendo la denominada Milla Magnífica, que tiene en uno de sus extremos la famosa Avenida Michigan. Pues precisamente en la Avenida Michigan, en su zona más norte, se encuentra la Torre del Reloj.

Wrigley Building en Chicago

Aunque para ser justos hay que decir que esta torre se integra en el Wrigley Building, construido entre los años 1920 y 1924, y que consta de la citada Torre del Reloj, al sur y con 130 metros de altura, y con otra torre más pequeña al norte. Ambas torres unidas por varias pasarelas a diversas alturas, y tanto abiertas como cerradas.

El edificio lo mandó construir William Wrigley Jr., quien había acumulado una inmensa fortuna gracias a sus chiles. Y encargó el proyecto de su sede a un equipo formado por Charles Beersman como diseñador jefe y la firma Graham, Anderson, Probst & White la más importante en la época en la ciudad.

Todos ellos crearon una edificación que se inspira en fuentes tan distintas y lejanas como la torre Giralda de la Catedral de Sevilla en España o la arquitectura del Renacimiento, eso sí, del arte renacentista francés. O sea que se inspiraron en el pasado, pero concibieron una obra moderna, y como muestra basta decir que fue el primer edificio en la ciudad que disfrutó de aire acondicionado.

Así que es un conjunto impresionante y más aún por su llamativo color blanco. Y es que toda la fachada está recubierta por cientos de miles de piezas de terracota vidriada, un material que todavía sigue brillando como el primer día, algo que se debe a los constantes trabajos de mantenimiento y seguimiento que se hacen a ese peculiar revestimiento de cerámica.

Por ese color se le identifica fácilmente, y también por la Torre del Reloj. La cual tiene en sus cuatro caras una esfera de casi 6 metros de diámetro con saeteas de proporciones igualmente considerables. Eso le ha convertido en un icono de la ciudad del estado de Illinois. Un emblema para quién pasea de día por la zona, pero también para quien lo hace de noche, ya que la iluminación nocturna que recibe el Wrigley Building también es otro de sus atractivos.

Aunque no se trata de un inmueble que sirva únicamente para la contemplación. Al fin y al cabo, día de hoy, casi cien años después, sigue siendo una sede empresarial, y más de 1.000 personas acuden hasta aquí cada mañana a trabajar.

Categorías: Arquitectura, Contemporánea