Arte

Inicio Escultura, Neoclásica Breve visión del Neoclasicismo (II)

Breve visión del Neoclasicismo (II)

Publicado por Chus

La arquitectura neoclásica tiene importantes ejemplos en Francia, como la iglesia de Sainte Geneviève o Panteón de Jacques Soufflot, realizado en los años 1764-1788. En un primer momento era una iglesia, pero posteriormente la revolución le asignó una función laica. En la actualidad, alberga el famoso péndulo de Foucault y la tumba de destacados escritores franceses. Se trata de una obra que evoca al Panteón de Roma, en su pórtico y al San Pietro in Montorio de Bramante. Otros monumentos franceses destacados son La iglesia de la Madeleine y el arco del Carrusel y el de l´Etoile. En general en Francia predominó el gusto por el estilo clásico romano, mientras que en otros lugares europeos, influiría más el arte griego, sobre todo en Alemania, España y Gran Bretaña (tal vez como reacción antinapoleónica). Ejemplos de ello son el Museo británico (11823-47), con su columnata jónica imitando al Erecteion o la Nacional Gallery. En España el arquitecto Juan de Villanueva construyó el Museo del Prado, inaugurado en 1819, destacando por ser un edificio de una claridad extraordinaria, realizado de forma muy racional. En Alemania, von Klenze (arquitecto de Luis I de Baviera) edificó el Walhalla (un templo dórico semejante al Partenón), los Propileos y la Gliptoteca de Munich. A partir del año 1781, con la independencia, los Estados Unidos de América del Norte necesitaron construir una serie de edificios gubernamentales que se hicieron de estilo neoclásico, ya que al igual que la Francia de esos años, veían en el mundo antiguo un símbolo de las virtudes republicanas

paulina-borghese.jpg

En la escultura uno de los grandes representantes fue Antonio Canova, que se inspira en los modelos clásicos reposados, objetivos, con el gusto por la multiplicación de puntos de vista y con el abandono de los excesos del rococó. Realizó temas mitológicos, como “Teseo y el Minotauro”, “Hermes y Licas”, “Amor y Psique”, etc. También destacados monumentos, como el “Monumento a María Cristina de Austria” o el del “Papa Clemente XIV”. Fue retratista de la familia imperial Bonaparte, realizando, entre otras, la obra “Paulina Borghese”, en la que presenta a la hermana de Napoleón recostada sobre una chaise longue, inspirada en las venus helenísticas, al estar semidesnuda y también con reminiscencias de los retratos romanos, como puede observarse en el peinado. También de inspiración helenística es la “Venus Itálica”, representada como las venus púdicas, ya que recoge el momento concreto en que sale del baño y es sorprendida por un extraño, hacia el que se gira mientras, parece que quiere huir. Su figura remite al helenismo, utilizando un lenguaje sensual, lo que junto al movimiento, incita a contemplarla desde diferentes puntos de vista. Artista destacado fue también el noruego Thorvaldsen, escultor de acusada pureza neoclásica, con unas obras en las que predomina la serenidad, la armonía, alejadas de todo dramatismo. En la obra de Canova a veces se escapa sensualidad, emoción, cosa que no sucede con la de Thorvaldsen. De su obra, destacamos “Ganímedes y el águila”, “Jasón” y “Hebe”, esta última representada con una jarra de néctar en una mano y el platillo de ambrosía en la otra, contemplándola antes de ofrecerla a los dioses, inspirada en esculturas del siglo V a. C., con un cuerpo sin pizca de sensualidad, bastante inmóvil y, con un único punto de vista frontal. Al igual que Canova, es un auténtico virtuoso de las técnicas de trabajo del mármol.

Categorías: Escultura, Neoclásica