Arte

Inicio Bizantina, Escultura Cátedra Maximiano

Cátedra Maximiano

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Cátedra de Maximiano es una de las piezas más grandes realizadas en marfil que ha llegado hasta nuestros días. Se trata de una silla episcopal realizada para el obispo de Rávena Maximiano y es una de las piezas de arte bizantino más destacables de la época. Se trata de una pieza única que en la actualidad se encuentra en el Museo de Arzobispal de Rávena, y que fue realizada en madera y decorada con veintiséis placas talladas en marfil.

Catedra_de_Maximiano

La cátedra es símbolo de la profunda autoridad del obispo sobre su congregación; éste debe actuar de guía y docente de sus fieles representando la figura del Papa y aún en mayor instancia la de Cristo. Si bien los historiadores del arte muestran unanimidad en la datación, la cátedra debe datar del año 545 o 547, han surgido diversas teoría respecto al mecenas y a la escuela que la diseñó.

Algunas fuentes aludían a que la cátedra pudo estar destinada a Máximo II de Dalmacia o a San Juan Capellán el obispo de Alejandría, sin embargo estudios recientes parecen indicar sin género de dudas que la famosa silla debió de pertenecer al Obispo de Rávena Maximiano quien se ganó el respeto del emperador Justiniano y fue nombrado arzobispo en 550.

En la ejecución de la pieza se pueden distinguir al menos cuatro manos diferentes que trabajaron los diferentes paneles que decoran la cátedra: así uno de los maestros realizaría las escenas de la vida de José, otra mano diferente se aprecia en la ejecución de las escenas evangélicas y de San Juan Bautista de la parte frontal, otro maestro diferente representaría las escenas del respaldo y un último artista intervendría en la realización de los temas vegetales y animales que decoran los reposabrazos y en los que se aprecia una gran pericia.

Las placas de marfil que decoraban el respaldo representaban las escenas de la vida de Cristo, de éstas se han perdido tres y su temática aún hoy se mantiene en duda. En las piezas que conservamos podemos encontrar escenas como la Visitación, la Adoración de los Magos, la Huida hacia Egipto, el Nacimiento, el viaje a Belén… En el frontal del respaldo aparecen representados en placas verticales los cuatro evangelistas y San Juan Bautista. Completando la escena aparece un cordero místico o Agnus Dei que se encierra en un clípeo.
Más de diez escenas narrarían la historia de José apodado el Hebreo desde que fue arrojado al pozo por la envidia de sus hermanos hasta que se hizo con el trono de Egipto y se reencuentra con su padre Jacob.

A lo largo de los años la pieza ha sufrido diferentes intervenciones y no todas ellas igual de afortunadas; en el siglo XIX una intervención poco cuidadosa comportó un desgaste de las placas de marfil así como la pérdida de gran parte de la decoración de madera original; con todo la Cátedra de Maximiano es uno de los mejores ejemplos de escultura en marfil que han llegado hasta nuestros días.

Categorías: Bizantina, Escultura